jueves, 1 de diciembre de 2011

Mi pareja y nada más ¿será sano?


Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero
 
Básicamente es normal y muy típico que te pierdas del mundo y de muchas cosas más al iniciar una relación, y es que dicen que los primeros meses son los mejores, por lo tanto nos encerramos en el mundillo maravilloso del regaloneo, de ser fundida y de tener sólo ganas de estar con él. Lo entretenido es que si tu pareja es también pegote y cariñoso, es posible que estén un buen par de meses dedicados a ustedes mismos y dejen de lado a la familia, amigos, actividades deportivas o de recreación que realizaban normalmente.

Es malo pasarse del tiempo reglamentario en el regaloneo del inicio de la relación, porque todos tenemos una vida, tú, él, tu cama y los cercanos que han sido siempre parte de nuestro diario vivir. Empieza a preocuparte cuando tus amistades ya simplemente, dejan de quejarse por tu ausencia y ni siquiera te invitan a salir o sientes que si no estás pegado a él las 24 horas del día pasas angustiada.

Si empiezas a postergar tu vida por el idilio encantador del romance estás haciendo algo mal, le estás quitando el romance a la relación y lo estas convirtiendo en una costumbre obligatoria, si pasas con él todo el día o están constantemente en contacto y sólo se ven entre ustedes, le quitas la magia de extrañarse…cuando ya no te hace falta alguien es porque lo tienes siempre ahí y no es novedad.

El ser unas verdaderas lapas es entretenido sólo al principio porque después, se vuelve un mundo demasiado pequeño ambos, y el no compartir con más personas juntos, como pareja y por separado, clona las personalidades y los hace obvios, repetidos y abiertamente fomes. Tengo súper claro que es increíble regalonear y pasar encerrada algunos días a puro pololeo, pero el encanto de amar a alguien y saber que es fiel es justamente dejarlo manejarse solo, no únicamente a tu pareja, sino que uno misma también.

¿Qué es lo que suele pasar cuando el “nosotros dos” es lo único? Fijo que te empieza a mentir, que tu pareja para salir o despejarse o hacer otras actividades “sin” ti y que no te enojes, te miente. Es posible que te ame igual pero no sepa cómo decirte las cosas o cómo pedirte que lo dejes compartir por otros lados porque puede parecer malo. Error ahí, y pasa mucho más seguido de lo que creen. Cuando ya lo pillas en dos o tres mentiritas en corto tiempo lo que te van a decir “es que por estar contigo ya no veo a mis amigos” y lo que realmente pasa, es que tú nunca supiste que él quería estar con ellos y jamás te avisó que los vería, es cosa de conversar, ambos tenían vida antes de estar juntos, aunque su mejor amigo te caiga como las pelotas.

El mundo no está creado para nada más que dos personas, hay más gente en la tierra y más relaciones que conocer y personas con las que interactuar, siento que eso de volverse absorbentes es una muestra de inseguridad por parte del que acostumbre a ser así, pero no hay nada mejor que ver que tu pareja sale, conoce gente, lo pasa bien y cuando está muy feliz y entretenido, desearía con todo su corazón que estuvieras ahí acompañándolo porque te extraña…pero si estás siempre, jamás tendrán ese sentimiento hacia ti.

Hay un aviso de alerta que no debería ocurrir y es cuando tus amigas, esas que te acompañaron a todas, te apoyaron en todo, estuvieron en las buenas y malas y tienen muchas fotos e historias en común, pasan a ser verdaderas extrañas para ti, porque nunca más te interesó verlas, conversar, escucharlas también y compartir un tiempo con ellas, y llegado el minuto en que te hacen falta, te mandan a la mierda o simplemente no te pescan más, no hay nada peor que una “ex mejor amiga” herida y dolida porque tu relación pasó a ser el centro del universo, tal como cabra de 15 y olvidaste por un “pic…” lo importante que eran en tu vida. No hay que olvidar que cuando todo falle, serán ellas mismas las que te van a levantar con cucharita.

Nada más mala onda que tu entorno que siempre se juntaba contigo, compartía las compras, las salidas, las historias, la vida familiar, después hable de ti porque simplemente dejaste todo botado por estar con tu amor. Claramente, no es problema que tengas novio o pololo, todo lo contrario, es problema es cuando para ti lo único que se vuelve relevante en tu vida es tu pareja.

Mantener una linda relación es un trabajo complicado que no tiene receta, por más que busquen en Internet o que consulten con chamanes, brujos, santeros, o les hable algún fantasma del más allá, no hay un protocolo rígido que nos diga cómo crear o mantener una relación perfecta y feliz, pero los ingredientes distintos del diario vivir, del estar juntos y separados, de amarse, de pelear, de perdonar, de compartir, de jugar, extrañarse y sacrificarse tiene muchas cosas que alimentan una relación para hacerla sabrosa y diferente todos los días.

Porque el pollo arvejado con puré es muy rico, pero todos los días aburre y cuando algo pasa y quedas sola o una relación se termina, todos aquellos que antes esperaron compartir contigo mientras tú sólo tenías ojos y tiempo para tu pareja, no estarán ahí…y con toda razón.

El resultado de un mal amor


Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero




La experiencia amorosa o los golpes del corazón pueden resultar ser un arma de doble filo a la hora de crecer o madurar. Es impresionante como un mal amor o no amar bien puede dañarte, predisponerte o incluso perder la magia de querer.

El corazón es un libro abierto donde quedan cosas que jamás se borran y que algunas veces nos gusta releer. Sí, cursi! Mega cursi! Pero cierto. Me refiero al “corazón” como órgano porque la literatura romántica así lo indica, pero en realidad es la mente y quizás hasta el alma la que se enamora, desenamora, odia, no perdona y olvida.

En cada oportunidad que te interesas en alguien y que empiezas a sentir que el corazón late, se empiezan a escribir cosas lindas en ese libro abierto, pero cuando te metes en una situación amorosa complicada, dolorosa o tortuosa, también quedan las malas líneas plasmadas ahí.

Cada una de las experiencias vividas en lo emocional ayuda a crecer, aprender y salir adelante. Hoy se sabe que de amor no se muere después de muchas experiencias vividas cuando éramos adolescentes, incluso algunas sufríamos tanto que pensábamos que no podríamos sobrevivir a un quiebre, ni salir adelante, ni jamás volver a querer a alguien tanto como al que en ese momento se convertía en ex.

Uno no se da cuenta cuando superas el tema y se asume con dignidad que es una lata seguir sufriendo en vano y que la actitud de rechazo y ostracismo sólo nos conduce a la soledad y melancolía, nos ponemos feas, lateras y egoístas. Asumir que se superó una etapa no mata a nadie, no somos las dueñas eternas de un ex amor y él no estará toda la vida esperándonos, el fin es fin, después de años me puedo dar cuenta de cuánto tiempo perdí pensando eternamente en algunos ex y creyendo (jajajaja) que me amarían por siempre.
Lo malo de pasar “pegada” mucho tiempo a un mal amor o un mal recuerdo es que nos hacemos daño nosotras mismas sin darnos cuenta, nos acostumbramos tanto, que cuando queremos empezar de cero, nos cuesta mucho.

Al crecer y vivir distintas experiencias lindas o unas no tan buenas nos hace entender el “amor”, así como el darnos cuenta que uno no siempre se enamora, sino que también se empota, se entusiasma, se obsesiona, se encanta, se miente y …se engaña, pero la peor etapa y la que más afecta, es cuando te fuerzas a NO querer.

Eso pasa cuando uno se fija en la persona “NO correcta” en alguien que ya tiene a otra o que tiene un compromiso, porque posiblemente jamás lograrás ocupar un lugar en su corazón y aún así aceptas estar con él en esas condiciones. Nadie nos obliga a hacerlo pero siempre es bueno sentarse en la otra vereda y ver lo que estamos haciendo o en lo que estamos a punto de meternos, porque las heridas que quedan en el libro del corazón, a veces se escriben con lágrimas y pueden hasta cambiar tu forma de amar por intentar no involucrarte demasiado con alguien que no te va a querer.

 Si pudiera inventar una estadísticas de cuántas que se hacen las rudas y dicen que saben seleccionar tan bien los “polvos” y a los hombres según lo que quieran con ellos, les afirmo que…jamás les resultó en un 100% el no interesarse en algún minuto, es más yo diría por cómo quedan “medias crazy” un buen rato, un 65% nunca logra sólo usarlos para la cama y en algún momento esperan algo más. Mal que mal uno no regala sus habilidades amatorias y el kilometraje por simple amor al arte. Y lo que es peor, aunque lo neguemos, ELLOS no lo creen.

Lo malo es que al ser la “otra” de alguien, o ser una más sin compromiso futuro, uno acepta endurecerse por dentro y por fuera, uno aprende a decir que no siente (aunque si lo haga) uno se obliga a negar que le pasan cosas, te muerdes la lengua para no decir te quiero, y lo que es peor, condicionas tu cuerpo para que reaccione como “debe” y no como “quiere”.

Cuando uno acepta que estarán contigo sólo por un rato porque les caes bien, porque te adoran, porque se envician contigo, porque adoran en ti todo lo que la que él realmente ama no tiene, una pasa a ser una mujer que está ahí para ellos, literalmente el segundo plato.

Ahí es cuando una se daña el corazón. Cuando uno encuentra que es normal que no te quieran, ni te prefieran, cuando dejas pasar cosas que te duelen y cuando no eres lo más importante en su vida, porque hay otra que sí lo es y no eres tú y aquí nace una larga generación de mujeres roboC…qué manera de perder el tiempo!

No sean miedosas ni conformistas, no crean que deben quedarse solas o con lo que botó la ola, cada una sabe lo bueno que puede regalar cuando ama, no nos merecemos menos que eso, no nos dañemos gratis, le pedimos a ellos que no nos destrocen el corazón, no lo hagamos nosotras mismas.

El tema amoroso es serio, tanto que a veces no nos deja ser libres y felices. Los malos amores son eso, malos, porque uno se hace mal, se quita la inocencia. No nos marginemos tenemos tanto que dar y hay tipos maravillosos más cerca de lo que creen y nunca olviden que lo que se escribió en el libro del corazón, no se borra jamás. Es tú responsabilidad.

El sexo; un embellecedor natural y gratis!


Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero




No hay cómo disimularlo, la naturaleza es muy sabia. No quiero ser latera al referirme a este tema en forma técnica, médica o biológica, pero la verdad es que siendo bien honesta, no hay nadie que no se de cuenta de los beneficios que el sexo tiene para nosotras, beneficios que dejando la parte medicinal comprobada y estudiada, se nos nota a flor de piel cuando tenemos la posibilidad de activar nuestra vida íntima.

¿Quién de ustedes no ha pasado por períodos largos o a veces extremada y sacrificadamente eternos de sequía sexual? Me refiero desde la escasez de un touch and go o un hit and run (muy respetado para la que no tenga problemas con eso) o de una pareja estable con la cual despertar en las mañanas. A veces pasa, es lamentable pero ocurre que hay períodos en nuestra vida en que suspendemos o postergamos la sexualidad por diferentes temas, sin juzgar los religiosos, éticos o morales que cada una pueda tener, pero bien con la mano en el corazón, yo creo que le hacemos un daño terrible al cuerpo y a nuestra imagen externa, daño que por suerte, poniéndonos al día se puede reparar y con creces si le ponemos empeño.

Dejemos un ratito de lado el amor, hablemos sólo de lo bien que nos sentimos cuando activamos nuestra vida sexual y lo fácil que es para el resto, reconocer que lo estamos pasando bien ¿no les ha pasado que suspiran más? No sé si es por tanta actividad física pero como que hay que meterle aire suficiente al cuerpo.

Otra cosa que siempre pasa es el brillo natural y espontáneo del pelo, característica que no se la podemos atribuir ni al mejor shampoo, porque el brillo del pelo por sexo es el mejor del mundo, casi siempre alguien hará un comentario al respecto.

Lo otro es que se pone la piel mas tersa, recuperas una jovialidad en el rostro impresionante, incluso disminuyen las espinillas y puntos negros. Si hacemos un análisis químico de eso es lógica la explicación, pero yo lo atribuyo a la magia del sexo. Piensen en todo lo que se ahorran en cremas para la cara y limpiadores de poros, un buen encuentro lleno de romance y pasión puede dejarte más linda que “Pampita”, claramente no tan joven y estupenda pero al menos el cutis lo agradece.

Para qué decir de los cambios de ánimo radicales cuando nos reactivamos en lo sexual, este beneficio del sexo lo agradece todo nuestro alrededor, la oficina, la casa, los amigos y hasta la pareja. Ese síntoma de que estás poniéndote a tono con la vida se nota a leguas y es que el carácter mejora y la depresión pasa, la naturaleza es muy sabia. Ver la luz puede ser reconfortante.

Inevitable es que se sonríe más, se está más alegre, te pones más tolerante y tienes a veces esa mirada dulce y picarona y lujuriosa que no te das cuenta, pero que seguro tus colegas por atrás dicen: “¡seguro que le dieron!”.

Todos estos cambios reavivantes de las mujeres, se notan más cuando pasan un tiempo largo en receso, porque no nos damos cuenta pero es como lo que dicen en la película “Sexo con amor” una se empieza a poner verde, con el pelo opaco y con cara de perra envenenada ¡Qué manera de reírme cuando escuché esa frase! Ojo que ninguna se va a transformar en una modelo “Elite” por tener mucho sexo, pero seguramente quemará varias calorías extras de forma entretenida y no con la lengua afuera en la elíptica. Ningún mejor personal trainer que tu pareja y no se da ni cuenta que te está tonificando.

No quiero discriminar con esto a aquellas mujeres que por distintos temas religiosos o morales esperan el momento adecuado para iniciarse, pero chicas, cuando lo hagan, recuerden que la salud del cuerpo no sólo va en el cuidado personal, las frutas, verduras y la caminata, también podemos sentirnos felices, hacer funcionar las endorfinas, adrenalina, colesterol, limpiar la piel y vernos más radiantes con entretenidos encuentros con nuestras parejas, y si a todo eso le agregas amor, pasión, alegría, inventiva, ingenio, juego y osadía, les aseguro que serán las mujeres más lindas del mundo. En el peor de los casos, siempre hay un amigo buena onda, total, es por salud! ;)

El ex : ¿Prueba superada?

Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero





En redes sociales leí una frase que me quedó dando vueltas en la cabeza y decía “Qué difícil es hoy saludarte de un beso en la mejilla, cuando antes lo hacía en la boca” y me produjo una especie de escalofríos, o al menos esa palabra es la que más se ajusta a la sensación que se me vino a la mente el pensar cuando uno tiene que enfrentarse a un ex, pasado mucho o poco tiempo después de una ruptura.

Me imagino que nadie está preparado para la reacción perfecta o dudo que alguna pueda ignorar completamente esa situación sin que se le mueva un pelo del cuerpo. Quizás existe gente que puede encontrarse con una ex pareja y saludarla de beso y abrazo como si nada, con una calma y tranquilidad digna de quien ya olvidó o dejó atrás muchas historias, pero habemos otras que sin darnos cuenta, cuando por accidente nos cruzamos en el camino de un ex, corremos, nos escondemos, nos tapamos la cara, aceleramos el auto, nos bajamos del metro o simplemente y dependiendo qué tan mal terminó la relación, agarramos al primer hombre que tenemos al lado para simular que no andamos solas, niñerías pueden decir algunas, pero yaaaaaaaaa las quiero ver pasar por eso.

Y es que creo que es muy complicado, por más agua bajo del puente y experiencia que una tenga, olvidarse de todo lo que hiciste con una persona del pasado, cuánto quisiste, cómo lo viste, cómo te conoce y hasta esas cosas de la intimidad que en algún momento fueron divertidas y hoy te dan mucha vergüenza cuando lo vuelves a encontrar ¿Será inmadurez? En ocasiones he pensado que por mis reacciones de huída si los veo, puede ser que no he superado alguna etapa o  hay algo que aún no he solucionado con ellos, pero ….no sé, por alguna razón es clásico escuchar alguna amiga o familiar que dice; no se puede ser amigo de un ex.

Cualquier cosa menos que se me acerque, me hable, me mire de arriba abajo o me presente a la nueva pareja, yo no entiendo cómo algunas personas logran terminar una relación y al poco tiempo ser amigos, salir a tomarse un trago o verse como si jamás hubieran estado besándose apasionadamente o en una posición indecorosa del kamasutra, valoro a quienes lo hacen, pero yo no puedo y no es que sea de mente perversa pero me es imposible no traer a mi cabeza recuerdos especiales, aunque no tenga ni medio sentimiento por ese ex.

Un par de amigos comentaron algo que me llamó la atención, los reté en un principio pero después tuve que asumir dignamente que tenían la razón. Uno de ellos, hablando de su ex esposa dijo..."todas las ex siguen creyendo que aunque uno ya no esté con ellas, somos de su propiedad para siempre" y eso es porque los siguen llamando para solucionar problemas, arreglar cosas, los siguen haciendo responsable de lo que hoy les pase y aunque lo vean con otra, la ex siempre creerá que ése que va ahí, es suyo forever.

Todo cambia cuando andas de la mano con alguien feliz de la vida y justo se te cruza un ex, es un clásico comportarse como una “niña” riéndote fuerte o haciendo algún movimiento exagerado, para que el ex que va pasando por el pasillo del supermercado o está en el bar donde sabías que podías verlo, te mire o note que estás ahí, porque una cosa es que te pillen desprevenida, quizás un poco desarreglada y sola, y otra muy distinta es que te vean con macho nuevo, radiante, la piel tersa y el pelo brillante. Ahora si tienes mucha suerte, puede que tu ex ande con un amigo que lo humille y se ría de él un buen rato por haberte perdido porque estás regia o porque el tipo con que andas, se ve tremendo animal.

No creo que sean niñerías, ni cosas sin sentido, no es bueno claramente andar con odio o resentimiento, pero es súper natural por orgullo, honor o vanidad, saber que ése que antes se fue o dejaste, hoy puede ver si te encuentra por ahí que era muy cierto cuando le decías que después de ti no podría encontrar a ninguna mejor y que perdió como en la guerra, por tonto.

Seducción, el dulce vicio que no engorda


@Por carolita_rock
(editado)


http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero



Las mujeres solemos quejarnos del paso del tiempo y de la edad, es posible que no nos guste envejecer, tener arrugas o invertir plata en maquillaje un poco más extremo que el de la tierna infancia, porque posiblemente pasada cierta edad, el brillo de frutillita haga que se nos caiga a pedazos la boca, porque no tiene todo el humectante y fijación para mantener unos sensuales labios después del cigarro, el café, la coca light etc.

Pero ahí está la magia, en el tiempo, en la edad y en la experiencia que adquirimos en materias tan importantes como la seducción. Ojo que no hablo del coqueteo, eso es innato en muchas mujeres y hasta puede ir asociado a la inocencia, incluso cuando mirabas a ese pequeño del jardín infantil o como te ponías “cocoroca” con un primo muy lindo.

La coquetería está en todas, es algo que no planeamos, sólo sale cuando alguna hormona o sustancia extraña hace “click” con la de otra persona, hay quienes se tocan el pelo, doblan la cabeza para la derecha o se ponen cobro cabras chicas, pura inocencia y puede ser con un amigo o un extraño. La coquetería nos delataba cuando alguien nos gustaba porque nos arreglábamos más para ir al colegio o visitábamos muy perfumaditas a una amiga con un par de guapos hermanos mayores. La coquetería nos controla a nosotras, pero cuando se transforma en seducción, el juego se vuelve mucho más divertido y somos nosotras las que controlamos la coquetería y el nivel en que la aplicamos.

Según mi diccionario personal, la seducción es la capacidad de manejar tus conocimientos en el arte de conquistar a otro, haciendo que para otra persona sea inevitable mirarte, querer escucharte y puedes ver, luego de aplicadas algunas herramientas de seducción, que en sus ojos se notan las ganas incontenibles que tiene de acercarse, tocarte, besarte o hacerte muchas otras cosas y que le producen las más entretenidas fantasías y en uno, una adrenalina rica y encantadora.

Todas podemos hacerlo, no necesitamos haber estado casadas ni haber tenido muchas parejas, sólo a veces dejarnos llevar por las sensaciones y un poco de osadía, esto es un poco más allá de mirar un par de veces a alguien y pestañear más seguido cuando nos tincó algún tipo en un bar, hablo de todo, de tu lenguaje corporal, de cómo te ríes o incluso como tomas un vaso, hablo que la seducción es tal, cuando ves que la persona a la cual estas intentando seducir, responde a tu juego. Si así es, entonces, bienvenida al mundo de “tomarse la sopa” porque a nadie le gusta que le preparen la papa y no se la tomen.

El mercado hoy ofrece muchas cosas para hacer que las mujeres se sientan seductoras además de su instinto natural, no tengo idea si es que funcionan, pero he visto cambios de actitud y hasta más seguridad en algunas con un simple perfume de feromonas, o ni se imaginan lo que un par de tacos altos o un buen, pero bueeeen y extremo depilado pueden provocar en la actitud de una mujer.

Ser seductora va desde acostarse encremada con un rico olor a vainilla, con un suave y sexy pijama, o pasearse frente a tu pareja peinándote mientras te espera en la cama…les aseguro que si le ponen un poco de “seducción” a ese simple gesto técnico, el peinado les durará poco, las parejas agradecen esos detalles ricos que tenemos las mujeres y que son parte natural de nuestra vida, como el simple acto de tener las uñas lindas y pintadas de algún color que haga que no pueda evitar mirar tus manos, que vean como brilla tu pelo al sol, o que a pesar de un día pesado, tus ojos lucen casi perfectos con unas pestañas que ya quisiera Demi Moore.

No es tan difícil seducir a un tipo en una fiesta o hasta en una reunión, unas miradas con unas 3 ó 4 pestañeadas extras y una sonrisita puede sacar firmas y contratos importantes, pero ¿Qué pasa con las que ya lograron conquistar y tienen una pareja? ¿Qué pasa si les preguntamos a esas parejas si ustedes siguen siendo seductoras? ¿Qué creen que dirían? ¡Les aseguro que muchas se han dejado estar! No hay nada más malo que quejarse que tu pareja mira a otras mujeres más llamativas, cuando tú misma ya dejaste de ser sexy o mantener esa cosa mística de la seducción en casa o con tu pololo ( ojalá ellos también mantengan las normas mínimas de aseo, ornato y "mantención" que una quiere ver y sentir siempre).

No falta la amiga que te reta porque no te pintas y es que posiblemente a la pareja que tienes hoy le gusten más las mujeres sin maquillaje, mientras que en otras oportunidades tuviste que pintarte más que puerta Etrusca para llamar la atención, posiblemente en alguna oportunidad te sentaste a más puro estilo Sharon Stone con una mini para dejar loco a alguien y hoy el que te interesa muere por las chicas delicadas para sentarse. Las experiencias te dan la pauta, nunca es la misma técnica de seducción, pero siempre es tu instinto el que te va guiando. Jamás dejes de ser sensual con tu pareja, sin importar el paso del tiempo, eso reaviva la llama y te hace ver más linda, más joven y más feliz.

No quiero que se confunda el concepto con las que son un poco más “sueltas de cuerpo” y pasar de ser sutiles, femeninas y seductoras, a frescas y fáciles, porque la gracia de la seducción es cuanto esfuerzo quiera hacer el otro para caer rendido a tus encantos y cuánto le pongas tú por mantener siempre viva esa sensación rica de la coquetear y conquistar, nada más rico que decirse a una misma en un bar o fiesta, después de coquetearle a alguien "viene pa cá! viene pa cá! csm! csm!".

Otro punto importante es que no necesariamente hay que tener un tremendo físico y un vestido rojo de lentejuelas para seducir; la inteligencia, el humor y capacidad de conversación son también buenas herramientas que sorprenden a muchos hombres. Jamás olvidaré a cuantos les llama la atención que me guste el rock o que pueda tranquilamente pedir un Jack Daniels en un bar, cuando mi único encanto físico es que soy pechugona.

No dejen de ser siempre especiales, el encanto de una mujer es único en cada una, explótenlo porque no sólo le dará más chispa a sus vidas y parejas, sino que también nos hace sentir más lindas. Cada una conoce sus falencias pero también sabe, cuáles son las virtudes o habilidades que pueden llamar la atención en otros y no tengan miedo a hacer el loco, a muchas nos ha pasado que por más que estiramos la trompita, cambiamos el perfume, caminamos como Naomi Campbell, no conseguimos a ése, pero ojo….que el de al lado puede estar con la boca abierta mirándonos.

Caminar y mascar chicle, don de mujeres


Por @carolita_rock
(editado)

Con tanto estudio sobre desigualdades y disconformidad en profesiones, sueldos y oportunidades, muchas veces pareciera que la barrera de la igualdad entre hombre y mujer y tener lo mismos beneficios, no se asocia racionalmente a la gran cantidad de virtudes que las mujeres tenemos sobre los hombres. 

No es un discurso feminista, más bien, me gustaría reivindicar el concepto y defender el lugar que el hombre ha tomado en la sociedad desde la prehistoria hasta nuestros días, y el papel que como mujeres, esposas y féminas trabajadoras, hemos ido confundiendo con el tiempo, intentando parecernos a ellos en vez de demostrarle lo buenas que somos, siendo distintas.

Muchas podemos levantar la mano y decir que podemos hacer más de una cosa a la vez, que no somos el sexo débil, término que seguro inventaron los hombres que vieron en nuestro desarrollo, el peligrar de sus trabajos, el mando en la casa y la rebelión de las que con tanto o mejor capacidad, postulaban a sus puestos en la oficina y que no bastando eso, además se embarazaban, cuidaban una familia y hacían funcionar la casa, maniobra de alto riesgo que un hombre también puede hacer, pero de a un paso porque mientras una cosa sale perfecto, las otras se desmoronan, pueden hacer funcionar la casa y mantener alimentados a tres hijos, pero de seguro el menor estará repitiendo de curso en dos meses.

Tampoco los quiero desmerecer, pero en lo personal y absolutamente independiente de cualquier informe, estudio o estadística, sino más bien desde la percepción personal, creo que de tanto luchar por ganarle al sistema, hemos conseguido cosas maravillosas y derechos fenomenales que siempre tuvieron los hombres y que para las mujeres estaban descartados, partiendo por el derecho a voto y siguiendo por el reciente post natal. Pero también nos hemos vuelto carniceras (algunas) en nuestro empeño por ser iguales, o comprobar que podemos hacer lo mismo, olvidamos nuestra feminidad, sentido de mujer y la capacidad de volvernos débiles, pequeñas y dulces en brazos de un hombre protector.

Les puedo dar firmado que los hombres saben lo que valemos, saben lo que logramos y lo que podemos conseguir, saben y comentan entre ellos que no pueden hacer más de dos cosas a la vez, pero tienen claro que sus mujeres sí, así nacimos, así es la raza, así está en el ADN, este mundo sin nosotras no tendría sentido, no sería posible y definitivamente no tendría ni media gracia para los hombres que en su mayoría, tienen como fin cumplir con el llamado de la naturaleza, trabajar para sostener a una familia y morir de la mano de la mujer que aman.

Desde que el cavernícola cazaba animales para llevarlo a su hembra para la alimentación familiar, hasta el cortejo apoteósico que algunos animales despliegan para conquistar a las hembras con aleteos, ruidos, bailes, colores o luchas a muerte, hasta hoy con el coqueteo de un tipo en un bar. No se olviden que hay algunos del reino animal que saben que con sólo acoplarse con la hembra morirán, pero bien debe valer la pena. Nosotras somos el premio, aman defendernos, aman que les digamos “gracias amor, no habría podido sin ti” aunque ellos saben que hace mucho rato, sabemos cambiar enchufes e instalar complicados artefactos metálicos para el cortinaje del living y que el taladro eléctrico, no nos asusta.

Ahora ya sabiendo que no tenemos que demostrarle a nadie más lo iguales que somos, no olvidemos lo que nos diferencia y nos hace maravillosas, lindas, especiales e irresistibles para ellos. Como todo en la vida hay un complemento que se busca en la pareja, no sólo buscamos amor, también que nos cuiden, que sean buenos maridos y padres ejemplares y para eso, debemos dejarlos ser así, no luchar por igualarlos o superarlos, es como intentar demostrar que podemos clavar el mismo clavo igual de bien que ellos, pero para qué? si ellos quieren hacerlo por nosotras y para eso están programados?

Cuando un hombre se fija en una mujer no sólo para tener sexo pasajero con ella, la mira y se proyecta como la mujer que le cocinará las cosas más ricas del mundo, que se verá preciosa en la mañana poniéndose la ropa de profesional exitosa, que amará a sus hijos y le ayudará en artes plásticas o castellano mientras él se esforzará por hacer que sabe matemáticas para enseñarle, él ve en su complemento a alguien a quien cuidar y amar, ve unas bellas piernas y manos delicadas, ve a una mujer que lo abrazará si llora y a la misma mujer, teniendo éxito en su trabajo y recibiendo el sueldo que espera.

Hoy la lucha de igualdad de géneros se volcó a la pelea por el machismo y eso me parece estupendo, éste país es de hombres machistas, criados por mujeres machistas y donde la sociedad profesional y educacional es machista. Me gusta que las mujeres incentiven a los hombres a bajar las armas y entender el sistema en el que nos movemos, me gusta que los integren a las labores de la casa y que aprendan que si ella no está, ellos deben saber suplirlas sin quemar la casa o perder el perro, me gusta que acepten que hoy, ellas puedan ganar más o que sean más conocidas y exitosas, sin por eso, sentirse menos hombres o empiece a fallar la relación en la cama.

Me gusta que ellos sepan que no es fácil ser mujer, que no todo es culpa de las hormonas cuando cambiamos el ánimo y que necesitamos más ayuda en la casa, que podemos hacer familia, pero también nos podemos vestir con un sexy traje para jugar en la cama y que si ellos nos abandonan, lo haremos igual de bien. Me encanta que aprendan a respetar nuestra opinión y no crean que nacimos para ser sus nanas o segundas mamás, me gusta que nos premien por nuestro valor e inteligencia y me gusta que las mujeres hoy se levanten en contra de quienes las tratan con violencia o las torturan sicológicamente.

Las mujeres somos hermosas y bellas fieras con vestido y para ser mejores o iguales, no tenemos que ponernos ropas de hombre, no tenemos que sacar músculos ni hacernos las rudas, nuestras capacidades dan para lograrlo, siendo como siempre hemos sido, diferentes a ellos.

No olvidemos que la lucha de igualdad de géneros no es por quién grita más fuerte ni quien levanta más peso, no es eso lo que debemos demostrar, sino seguir siendo las princesas que ellos quieren rescatar, para lucir su bella armadura. Lo que no debemos olvidar es que se nos reconozcan nuestras capacidades, que tengamos un salario acorde a lo que hemos logrado y que sea equitativo si fuese un hombre el que lo realizara, que podemos tener opinión política y también podemos manifestarnos, estar en contra, separarnos si dejamos de amarlos y que nadie nos pueda poner un dedo encima.

jueves, 13 de octubre de 2011

El 50% que falta en el amor


Por @carolita_rock

(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero

Imposible tenerlo todo en la vida. Esa es una premisa del diario vivir que creo hemos aprendido todos con el tiempo, pero no me refiero a los esfuerzos o sacrificios del día a día y de los logros que obtengamos con eso, me refiero al amor, al hombre que está a nuestro lado.

Lo importante es separar las cosas, las personas no siempre resultan ser lo que queremos en la vida o esperamos de un hombre o mujer cuando los soñamos, cuando lo creamos en nuestra mente, cuando imaginamos como será esa persona que nos amará, solemos alucinar con que será fantástico e increíblemente guapo, alto, morenazo, ojalá de facciones media exóticas entre pascuense, italiano, alemán y español (cáchense esa) y que idealmente tuviera la personalidad de un argentino, los músculos de gladiador, las manos del Coco Pacheco para cocinar, la voz de Miguel Bosé para cantar y que seamos a la única persona a la cual él podría amar en el mundo, además de que nos quiera llenar de hijos, que tenga un fantástico presupuesto y que nos regalonee siempre…no es tanto si lo piensan bien, soñar no cuesta nada.

Tan así somos las mujeres que por ejemplo, un día soñé con Lenny Kravitz, sí, ese mismo negro guapo, que canta sexy que tiene esa boquita rica y  más calugas que fábrica de Calaf, estando los dos solos en la playa, en una cabaña y teniendo sexo. La gracia del sueño es que al día siguiente en mi sueño claramente, Lenny me llamaba para verme y yo le decía “Lenny, por favor no te pases rollos, esto era sólo un polvo, no me llames más porfa?” claramente mi carcajada al despertar fue rimbombante, pero lo que más me daba risa es que yo cortaba el teléfono enojada y decía… "queeee lata….siempre me pasa”.

Bueno la verdad dista mucho de esa realidad. Con decirles que el día que vino Lenny Kravitz a Chile me compré las entradas más caras sólo para tener la posibilidad de estar un poquitín, cerca, y claramente no me vio (ni me reconoció jajajaja) Pero así somos, si tenemos la capacidad de imaginarnos o crearnos nuestro mundo perfecto, de amor perfecto de pasión perfecta, de héroe perfecto se nos va la imaginación casi que al olimpo y ciertamente lo que tenemos al alcance no da para eso, la realidad es otra la vida es otra y nosotras, por mucho que nos merezcamos lo mejor de la vida tampoco somos la última chupada del mate aunque la Bolocco nos insista que la cosa es 100% actitud ¿Han pensado si cuando un hombre sueña con la princesa hermosa y pura o con la más loca y salvaje yegua erótica, nos visualiza a nosotras? Honestamente no creo, por muy enamorados que estén.

Pero eso no es el tema, a lo que quiero llegar es que sí, muchas nos grabamos en la mente un hombre fantástico o al menos que lo tenga todo, pero cuando nos enamoramos chicas, todos esos rulos dorados, esas calugas, esa talla, ése garbo que pasó por nuestras fantasías oníricas pasan a la historia. Los hombres reales no lo tienen todo, jamás hay uno al 100% siempre tienen algo por un lado pero les falta por el otro, y por favor no hablo de lo físico.

Alguna vez creí encontrar alguien que tenía toda la capacidad intelectual y laboral que me atrae de un hombre, un humor fantástico y mucha simpatía, cosas que hacen que me enganche rápidamente de alguien y por ese lado yo estaba llena, pero tenía dos puntos que, muy con la mano en el corazón, y con el dolor de mi alma asumo. Primero; no la tenía del tamaño que me habría gustado y segundo; no se supo enamoró nunca de mi. Eso era entonces 50% bien y 50% mal.

Después me enloquecí por alguien pura dulzura y cariño, palabras bonitas y lindos momentos, tenía ese 50% que me enamora pero posibilidades de un futuro juntos imposible! Muchos planes para estudiar afuera, y mucho tiempo de espera para un trabajo que diera rentas como para esperarlo tanto, un 50% muy importante a la hora de querer crear lazos fuertes. Tampoco me sirvió, estaba lejos de ser ese hombre sostenedor y apasionado en la cama, algo de inmadurez mató todo.

Así hay otros tipos que te dejan enganchadas a la cama, que no alcanzas a vestirte cuando quieres que te tome en brazos nuevamente, te eleve por los aires, te muerda el cuello, te amarre, te …….eso, pero por alguna razón, algo pasa que no hay caso, no te enamoras de él porque sientes que muy bueno será para la cama, pero no confías en él como hombre fiel o buen padre de tus hijos, un 50% vital para una persona que quiere ser madre y formar familia.

¡No podemos pedirlo todo, son mortales humanos como nosotras! Creo firmemente en la existencia de maravillosos hombres que en verdad no son como los soñábamos, que no son como nos imaginábamos, ni menos como los que aparecen en las películas, creo en esos hombres que son un 60% – 40% ó un 55% – 45% y hasta un 70% – 30% que no son perfectos, que no lo tienen todo, que algo les falta, pero que cuando nos encuentran se convierten en los hombres más espectaculares del mundo, porque para eso somos mujeres y perfeccionistas, porque ahí estamos para ayudarlos, apoyarlos y tirarlos para arriba, para hacerles ver sus errores y darles una mano para mejorar, así se convierten en los grandes hombres que amamos.

No importa si no son el molde de la perfección, pero que quieran mejorar por nosotras y lo demuestren, nos amen, nos cuiden y todo lo demás, merecen también todo el sacrificio que nosotras podamos hacer por ellos, de eso se trata una pareja, construir juntos, sembrar y cosechar, de equivocarse y reírse de las fallas para volverlo a intentar, y porque mientras más te aman, más amarás tú también hasta un 100% porque pucha que es cierto eso de que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer.

No se olviden que más de alguna ha escuchado que hay mujeres que teniéndolo todo, llena de lujos y un marido espectacular, los engañan con el jardinero…la perfección no siempre es buena y lo que es mejor…NO EXISTE!..

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Acompañada

Por @carolita_rock
(editado)


En diciembre del 2012 pudo haber sido el fin del mundo. Podría haber empezado el temido Apocalipsis y un montón de terroríficos desastres naturales, pánico y lógicamente, la muerte y a nadie le gusta pasar estos momentos en soledad, aunque sea para apretarle el brazo a alguien o para que de un aletazo te dejes de gritar. Muchos incluso al pensar con quién pasar sus últimas horas ya no piensa en la familia, sino en algo un poco más...atrevido.

Siempre fui carne de perro y pasé varios momentos complicados de mi vida solita, porque "Yo shoy sholita" así le dije a un policía de seguridad ciudadana que un día me persiguió en auto para avisarme que tenía una rueda desinflada y al verme sola se ofreció a ayudarme, no lo olvido porque me miró serio y me dijo, esto es muy peligroso, como nadie le dijo nada...y yo le respondí con la mayor dulzura del mundo "Es que yo soy solita" toda una #foreveralone

Ahora que lo pienso fui bien alaraca porque soliiiiiita así solita soliiita no estaba, pero al menos no acompañada como yo quería para ese tipo de cosas, para que me cuiden, me hagan nanai, se preocupen del funcionamiento de mi auto, me rasquen la espalda, me digan "amoooor" y se rían de mi estornudo de gato, me mal acostumbré a aperrar para todo sola con la frente bien en alto como se tienen que hacer las cosas, y la verdad es que aunque todo sale bien y resulta igual y a veces hasta sale todo mejor, el estar con alguien al lado que "haga" como que cuida tus pasos o que te acompaña al doctor, le da inevitable e impajaritablemente un sabor más rico y más liviano de la vida, ya no te sientes ni te ves "sholita".

Sentirse protegida es una de las claves inconscientes que las "hembras" como animales digo, sienten como vital para fijarnos en un hombre y es normal, él es quien debe cuidarnos y salvar a nuestros pollos y cuando vemos o tenemos eso, inmediatamente sentimos algo tan rico que es poder ser frágiles, débiles, lloronas y hasta medio tontonas, al punto de llegar al "amor áaaabreme la botella que no puedo" cuando meses antes y bien solteras podíamos destapar una cerveza con los dientes. El mamonismo le llaman.

Cuando uno deja de estar "sholita" sientes que en los brazos de él te alivias, que no importa cuánto te exploten en el trabajo o cuán dura sea tu jornada, sólo piensas en llegar a abrazarlo, acurrucarte y babear, después de recuperada piensas en otras cosas. Atrás quedaron los happy hour de oficina con las amigas o los carretes solitarios desenfrenados, sólo quieres "regalonear" ¿tiene algo de malo? ya suficiente pasamos "sholitas".

¿Más claro aún? Yo amo amar, me encanta eso del empotamiento, el mamoneo y el romance, me encanta disfrutar los detalles y saltar de alegría para verlo y sufrir cuando se va, y amo todo eso porque dura poco, si tu relación va bien seguro estarán un par de años  juntos y ya dentro de ese proceso, llega un minuto en que ya no te levantas ni a abrirle la puerta y prefieres en algún munito que salga más con los amigos que contigo. Por eso yo con mi carácter rudo y mi corazón de alfajor disfruto el momento, disfruto a concho el mamonismo y le hago caso y porque amo al fin dejar de ser la ruda, sin alma y sin corazón que se solucionaba la vida sola.

Es rico este empotamiento del macho alfa, es genial sentir que "somos" y no "soy" y que funciono contenta o triste dependiendo de qué tan bien esté la relación. La ruda e independiente que habló tantas veces de hombres, ex y relaciones antes sigue aquí, la "sholita" puede aparecer en cualquier minuto y seguir haciendo su vida como hasta ahora, pero cuando encontramos a alguien que nos corresponde bien, guardamos a la fuerte  e invencible y sajamos salir a la regalona, no hay nada más rico que estar acompañada.

Admiro a las mujeres y me admiro a mi, tenemos esa capacidad de ser felices solas, de ser felices si alguien nos lo "está poniendo" y también somos felices si tenemos un amor fiel al lado. Sin duda somos una especie maravillosa y amo que tengamos la capacidad de no morir de amor, sino vivirlo a muerte.

Fue emocionante pensar que si hubiera sido el fin del mundo, no lo habría enfrentado sola, que asumí que soy mujer y que en más o menos medida me gusta lo mismo que a todas y que, sonreír al lado de quien amo es la sensación más reconfortante del planeta, aunque sea lo último que haga.

jueves, 14 de abril de 2011

Solteras del nuevo milenio

Por @carolita_rock
(editada)



¿Qué está pasando con nosotras? ¿Será cierto que mientras más inteligentes, profesionales, autosuficientes y con mayor participación en la sociedad, menos posibilidades tenemos de encontrar una pareja estable que valga la pena?

¿Será verdad que hay que ser ‘pavita’, sin opinión, sumisa, complaciente y ojalá poco inteligente para encontrar un marido de renombre, situación y estatus? o ¿Al menos un tipo estable y con buen trabajo? Es que ¡por favor díganme que no es así!

Antes se casaban más jóvenes, claro, vivían menos. Las familias arreglaban las cosas, te designaban un marido o quedabas “para vestir santos”. Hoy mi papá ha hecho de todo para conseguir que me case con alguien y ha sido imposible, veo su esfuerzo y les aseguro que si tuviera camellos los pasaría en prenda. Ya pasados los 30 si no tienes un compromiso serio, es muy posible que se vuelva cuesta arriba la posibilidad de encontrar algo “que valga la pena” para formar una familia. La realidad es que los hombres que van quedando están separados o solteros y tienen al menos dos hijos, están saliendo de una depresión con tratamiento psiquiátrico, han estado presos por algo o son –lo digo sin discriminar– ¡gays!

Es injusto que mientras más años tiene una mujer más ‘perfecta’ se vuelve, se preocupa más de lo profesional, tiene un mejor cargo, es más atlética y hasta dicen que después de los 30 se desatan y son mejores en la cama. Por lo que yo sé nos volvemos más proactivas, hay algunas que se atreven y participan en política, otras en temas de religión, cultura, arte y no tienen hijos, tampoco mino, por lo tanto tiempo para cultivarse hay.

El caso de los hombres, la mayoría de las veces es todo lo contrario. Mientras más pasados de los 30 están, vienen más ‘carreteados` ya están muy usados, mañosos, tienen un sueldo que dividen en no sé cuántas pensiones alimenticias, son menos tolerantes, más mal genio, no les gustan las chicas de 30 y tantos, prefieren el ‘pasto tierno’; es decir, la guapa de gimnasio y la rubia de pub con el pantalón a la cadera y silicona bien puesta. ¿Por qué se ponen más tontos y nosotras más inteligentes? Sin ofender por favor.

El cuestionamiento viene a raíz de que hoy a mis 34 años, recuerdo que en mi tierna juventud (que no pasó hace tanto) vivíamos según algunas premisas intransables que siempre repetí:

- “Jamás me voy a meter con un hombre casado”.
- “No voy a ser la mamá de ningún niño ajeno” (después de los 30 es muy común!).
- “Ah no, ni rasta, ni artesa, ni músico ni revolucionario” (hay que reconocer que algo tienen, no hay que ser injusta).
- “Con un milico...Ni cagando” (ese es el primero que se da porque a algunas nos gustan los uniformes).
- “No amiga, entiende, tu amistad es más importante… no me estoy comiendo a tu hermano” (pff…la que no cayó en eso…se perdió la mitad de su vida)
- “¿Un motel?….ni loca!!” (jajajajaa)
- “Señor carabinero, lo que pasa es que se me había caído un botón debajo del manubrio” (si te ofrece la linterna que tiene es porque te creyó).
- “Jamás me metería con él. ¡Ha pasado por todas!” (lo bueno es que con el tiempo puedes comentar con las amigas al respecto).
- “No amiga, no fui a ver a mi ex, no estaba tan necesitada”.
- “Yo no soy la mamá de esté ‘hueón’ y no estoy para rehabilitar a nadie”.
- “Si mi amor, te creo, fui una tonta”
- “Ay mamá, NO LO ESTOY JUSTIFICANDO!”.

Con los años te das cuenta que eres menos exigente y aguantas más, incluso pasas por sobre tus principios morales, religiosos y políticos. He derribado todas esas fronteras por querer encontrar al mejor, pero me da rabia que mientras más perfectas somos con la edad, más malo nos llega el rebaño ¿Será que nos ponemos muy regodeonas y mañosas y no lo queremos asumir?

No quiero creer que se trata de mi reloj biológico actuando un poco desorientado o apurado. Sin embargo, las nuevas solteras no son como antes, cuando alguien te señalaba en una comida familiar como la “solterona” que bajaba la cabeza avergonzada. Hoy las mujeres de más de 30 son otra coooooosa…full redes sociales, se hacen famosas, son influyentes, van a todas las fiestas, after y pub de moda, tienen su blog y hacen quejas abiertas desde temas de contingencia armamentista hasta de publicidad engañosa. Estudian de todo, hacen MBA, dan charlas motivacionales, se van de compras a NY, ya no les da vergüenza leer best sellers eróticos y se imponen…Es una buena época, lo pasamos bien, ya no tenemos miedo a los “amigos especiales” o con “derechos” porque ya nadie nos juzga como libertinas, ni quedamos con ‘mala reputación’, queremos nuestro cuerpo, sabemos que tiene necesidades y lo ayudamos a no sufrir. No es que cualquier micro sirva, ahora somos selectivas, más seductoras e independientes, si ningún pudor….y si cae pasto tierno…¿por qué no?

Las mujeres de hoy son el poder y creo que algunos hombres se han quedado en el machismo y flojera de buscar a las más simples y fáciles, a las que cocinan calladitas y que aguantan todo. Las de hoy pueden cocinar también y cuidar niños y mascotas, pero no le vas a pasar con encima tan fácilmente, ser soltera después de los 30 se ha vuelto una opción planificada y los hombres deben aprender a encajar en ese mundo, donde al fin se nos abren algunas puertas y estamos dispuestas a pasar.

La Otra

Por @carolita_rock
(editado)



¿Qué nos lleva a permitir no ser el “plato principal” o la “catedral” de un hombre y nos convierte en el “postre” o en “la capilla”? Difícil saberlo, aunque más complicado es asumirlo. 

Sin hacer juicio valórico ni crítica, pienso que hay que estar en los zapatos de alguien que lo ha vivido para entender por qué muchas mujeres pueden destinar su vida o tiempo a compartir a alguien que en muchos casos aman. ¿Han pensado alguna vez que estamos traicionándonos entre el mismo género o que en vez de hacer causa común estamos fregándole la relación a otra como nosotras?

Nunca falta galán que puede engañar a su pareja, sin querer dejarla y siempre hay alguna mujer que sirve para eso. No estoy defendiendo a las mujeres engañadas, aunque no debe ser nada digno descubrir que tu pareja con quién has vivido lindos momentos y con quién quizás compartes una familia y a veces deudas, pasa por otro “hogar” antes de llegar a casa y te engaña o dedica sus mejores momentos con otra.


Quizás es cierto el dicho que con la “amante” siempre se quiere estar porque es más entretenida, es la suertuda que dependiendo de lo “jolgoriosa” que sea, le tocan los viajes al caribe, las joyas, las salidas a lugares exóticos, las confesiones que jamás le contó ese hombre a su mujer y en muchos casos, les tocan las mejores sesiones de sexo, ya que seguramente a la esposa o pareja oficial, jamás le van a proponer “el salto del tigre”, “el candelabro italiano” y otras acrobacias de países lejanos como Rusia o Francia porque para eso está "la otra".

No lo pueden negar, a la que le quede el poncho que se lo ponga y lo asuma con la frente bien en alto, que cuando se es la otra se está con la mejor cara, la mejor facha, el mejor humor, todo lo que dice te parece gracioso y hay que esmerarse para que el rato que estés con él, sea lo más agradable e inolvidable posible, cosa que se vaya para la casa sin ninguna gana de estar con la oficial. Pero es ahí, justamente ahí cuando nos volvemos “la otra” y a algunas les duele, porque a veces aman a esos seres.

Ahora hay “otras” geniales, esas que tienen todo calculado y manejan sus emociones y sentimientos a la perfección, casi da la idea de que tomaron un curso por Internet o que hicieron un master en teleseries porque, no les preocupa ni se acomplejan de saber que el hombre con el que están tiene una pareja. No les hacen show, no se ponen celosas y hasta defienden y comprenden a la oficial de su amado, los mandan tempranito para la casa y son tan atentas que se esmeran en que no vayan a llevar en los bolsillos boletas de motel, olor a perfume o lápiz labial en la camisa, a esas chicas yo les levanto un monumento.

Pero también hay “otras” más cinematográficas, así al estilo de Atracción Fatal, de las tipas que una vez que se metieron en la vida de un hombre le desordenan todo y terminan destruyéndoles la vida, esas mujeres son de temer. Ellas llaman a la casa de la oficial ¡y cortan! Los siguen en el auto, tienen más que sabida toda la vida de la pareja de su amor, le conocen yayitas que ni el tipo sabe, mandan mensajes delatores, fotos o lo que sea con tal de quedarse con el tipo, lo que nunca pasa al final porque el pobre se dio cuenta que lo único que quiere es deshacerse de la loca y no entiende en qué minuto se dejó llevar por ése impulso.

Pero hay “otras” que son de cuento. Ellas creen realmente cuando él tipo les dice que es a ella a la que quieren y que van a dejar a la oficial, no son capaces de atinar que llevan años con él y que aunque aún no pasa nada, esa mentalidad mágica romántica media brutística, las sigue manteniendo con una ilusión que hace que hasta se lo hayan presentado a las amigas, jurándoles que se quedará contigo.

Y está “la otra express” yo creo que es la más inofensiva pero la que a veces, más marca a un hombre que engaña a su pareja con ella, porque suele ser osada, loquilla, desinhibida, entretenida y fugaz…la conoció por ahí, se dio cuenta que a ella no le importó que llevara anillo de matrimonio porque lo pasó por alto y después de un encuentro fogoso furtivo y del tercer y hasta cuarto tipo, la chica literalmente se vistió y se fue…hay hombres que hasta dice que esos “engaños” no cuentan…pff!

En cualquiera de estos casos, o en otros, el ser “la otra” es difícil, se sufre, hay desilusiones, decepciones y malos ratos, como también momentos gloriosos y memorables. Casi siempre la que sobra es la amante, casi siempre la que se queda sola es la que entró tarde al triángulo y aunque hay excepciones para todo y más de alguna hoy es feliz en una relación, hay algo en lo personal que siempre me ha dado vueltas en la cabeza y es que …si un hombre fue capaz de engañar a su pareja (oficial, polola, esposa) contigo, ¿qué le va a impedir hacértelo en algún minuto a ti?

Zorras hay en toooodas partes.-

Aquí, Yo celosa

Por @carolita_rock
(editado)





Qué difícil hablar del tema de los celos sin herir susceptibilidades y es que cuesta enfrentar el asunto siendo objetiva, porque en situación de “celos” no existe escala, tabla, gráfica, métrica ni puntuación que defina cuán celosas podamos ser o cuán terriblemente celosa pueda ser nuestra pareja.
He visto correr sangre por menos y destruir relaciones por muy poco, pero cuando los “celos” están metidos en el conflicto todo es más grave y puede terminar muy mal. Ser celosa es una actitud que generalmente no detecta ni “diagnostica” uno misma, por tendencia suele notar el resto que uno ha caído en ese mal. Pero tengo que defendernos porque creo que el ser “celosa” es estacional y depende exclusivamente del interés, amor o tontera que sintamos por el otro.

Todo depende del grado de inseguridad que uno sienta o que tu pololo o marido te haga sentir, llegando incluso a sentir celos enfermizos y convertir el problema en situación de término de una relación o hasta de un crimen pasional. Imagino que la madurez que tenga cada uno puede permitir ahorrarse estos problemas por medio del diálogo, de entenderse y explicar por qué pasan estas cosas, quizás uno de la pareja sea más coqueto de lo normal o la otra persona desconfía por temas de autoestima y sin saberlo es muy difícil arreglarlo. La clave a mi gusto está en conocerse y en saber el terreno que uno pisa con la otra persona y la desconfianza que lleguemos a sentir. 

Yo aviso, siempre comento que más que una mujer celosa soy desconfiada, pero no me molesta que mi novio vea a una chica en la calle y me comente que es guapa, que se viste bien o que es simpática, yo también lo hago con él, lo que sí me molesta y puede ser causal de pelea, y lo sabe, es que sea desubicado o desatinado para mirar e incomode a otros y principalmente a mi. Un tipo que ande conmigo (y todas deberían pensar igual) y que mire a una chica guapa no es problema, una sabe muy bien lo que vale y él lo que pierde si se pasa de listo, por lo tanto mirar es una cosa, coquetear es otra muy distinta.

Muchas han compartido su vida alguna vez con un "putazo" de esos que no discriminan en llamar la atención y coquetearle al resto, estando o no de la mano tuya, yo no lo acepto, me caaaaaaaaarga. Una actitud así y emigro sin retorno, a mi me gustan los hombres que sienten que se lucen o son lo máximo frente al resto, por estar contigo ¿Se entiende?

Los celos son algo que aparece y desaparece según instancias, no los encuentro malos si están bajo un control normal, nada más fome que nadie te cele, esto también es molesto. Puede que sea un infantilismo pero un poquitito de celos o que te celen puede tener algo de encanto y demuestra algún interés que siempre es bueno comprobar, pero alguien absolutamente híbrido y que ve cómo le coquetean o buscan a su polola y se hace el leso o no le importa es porque, sorry si les duele, le das exactamente lo mismo y eso de que "te tengan confianza de que jamás harías nada malo" no sirve de excusa, eso es flojera emotiva y el que no te cuida o protege no tiene interés.

¿A cuántas le han hecho una pataleta injustificada de celos? Me imagino que a varias, porque un hombre celoso es más peligroso que curao en auto, lo malo es que los hombres no entienden que somos amorosas, atentas y coquetas por naturaleza, ahora claramente cuando uno le pestañea más veces de lo normal a un tipo, mueves demasiado el pelo y haces gestos coquetos con la boca, claramente indica que si nuestra pareja está cerca, se pondrá celosa y el reto va y con toda la razón.

Twitter y Facebook ha desenmascarado a millones de celosas virtuales. Muchos son los casos de mujeres que le tuitean un reto a alguna "maraquiwi" o le bloquean la cuenta o monitorean a sus machos porque claro, ésta red es el jardín del edén del coqueto, jote, califa e infiel, pero si el tipo se porta bien y sólo tiene amigos y no anda insinuándose a cuanta seguidora nueva hay, no deberían existir celos ni problema. Para eso hay que mantener el mismo respeto y educación que cuando estás con tu novio o novia, porque nosotras también tuiteamos, por lo tanto corresponden los buenos modales para todos por igual. Ojo que una peleíta por celos virtual no se olvida nunca y un joteo público tampoco. Si se tienen dudas al respecto mejor hablarlo abiertamente para determinar una solución y si no, avisen para trollear a las "maraquiwis"!!