martes, 12 de abril de 2011

El macho alfa, beta, gamma...

Por @carolita_rock
(editado)




Son de tantos tipos, formas colores y sabores…los hombres tienen un modus operandis muy similar en algunos aspectos, con tal de cazar una presa por el momento o una joyita de por vida, desarrollan habilidades y actitudes dignas de estudio.

Hace tiempo que una amiga me pidió que escriba un manual sobre los tipos de hombres que existen desde que entran en el plano de la conquista, hasta que caemos, pero siento (y espero) no ser referente ni parámetro y no haber tenido experiencias suficientes para poder hacer algo así como un manual…....maldita sea! Sí puedo! 

Ok, manos a la obra, aunque no intento con esto que los detectemos y espantemos, todo lo contrario que los disfrutemos y sepamos siempre, hasta donde vamos a llegar…o hasta donde ellos pretenden llegar, así sabremos cómo nos catalogan y en qué nivel de la escala de importancia nos tienen.

Voy a partir por un referente que con los años se transformó en mi gurú y mentor, es el padre de una de mis mejores amigas, quien desde que somos adolescentes nos ha tratado de encausar en el “poner cara de viva” al detectar ciertas cosas extrañas que hacen los hombres, por ejemplo, jamás olvidaré que antes mi tío en cuestión nos pedía con mi amiga que fuéramos a comprarle tres peluches (iguales) todos los años para la pascua o cualquier otra cosa pero de a tres iguales. Con el tiempo descubrimos que tenía más de una polola al mismo tiempo y no sólo conforme con dar abasto para tanto, a las tres les regalaba lo mismo, les decía a todas por igual (así no cometía un error en un momento sagrado) así que todas eran “la chica” y a cada una le regaló el mismo perro con lógicamente, el mismo nombre. Sabio, hombre sabio, lo pasó chancho triple mucho tiempo, hasta que se le quedó el celular abierto y lo pillaron.

Ojo a las casadas o de novias que pillan boletas misteriosas dobles o triples! No es por sembrar el terror, pero hombres así hay, ningún hombre compra tres perfumes, tres anillos, tres mascotas de una.

También están los galanes, esos que caminan como medio tirados para atrás, que tienen un gran físico, que justo cuando van pasando frente a ti entra un viento y se les vuelan los mechones brillosos de pelo con olor a perfume maravilloso y sientes como en la guatita se te retuerce algo…hay otras que sienten lo mismo en distintas partes, eso depende del día del mes en que estés. Estos tipos son de ensueño, difíciles de acercar porque una se intimida, te crees poco rica porque tiendes a imaginarte que le llueven las modelos, pero que cuando logras conocer, son unos pastelazos sin mucho cerebro, que se dedican a cultivar otras partes no tan importantes y que después de cinco minutos de intentar conversación, te dejaron de parecer atractivos, porque aparte hablan como tontos y sólo de ellos mismos. Esos sirven chicas para mirarlos, para imaginarse cosas ricas o para pasearlos un rato, para todo el resto aburren.

Otros tipos que en lo personal me parecen atractivos, son esos que tienen sentido del humor, que son llamativos, da lo mismo el físico (eso tiende a ser una virtud) porque a pesar de no ser muy agraciados en su mayoría, con sólo reírse desvían tu atención hacia ellos, típico el gordito fiestero, simpático, que no tiene miedo de subirse a bailar el caño, que siempre canta en el karaoke “al partir, un beso y una flor” y aunque te carga esa canción, no puedes evitar mirarlo, porque al final se aplaude solo, se pega un baile, y hasta mueve la colita si se lo piden. Generalmente si me hacen reír más de una vez, lo miro con otros ojos. Ahora amigas, no los desprecien, generalmente siempre estos chicos andan con tres o cuatro amigos ricos, nunca hay que ser tan cerrada.

Otro tipo de hombres es el mírenme pero no me toquen. Me cargan estos son los que se arreglan más que mesa de cumpleaños y salen a puro que los vean, se pasean un rato por un pub, miran con cara libidinosa y después de estar parados con un trago en la mano que generalmente es algo medio “huekereke” porque tiene alguna rodajita de limón, de naranja, guinda o un paraguita, pagan la cuenta y siguen en la ruta del “Mino paseado” y entran de bar en bar para que el material femenino las mire, pero nunca hacen nada.

Está también el mino formato “mish”. Son súper interesantes porque son los típicos que si te lo encuentras por ahí, seguramente no era muy llamativo, estaba sentado con amigos, tranquilo, bien vestido, pero que de pronto te manda un trago de regalo o se acerca y te pregunta algo, o te comenta lo rico de tu perfume y no te diste ni cuenta y ya te engrupió. Y se llama así porque de lejos ves a tus amigas en la barra que te miran, te dicen “mish!!” y te cierran el ojo.

Hay más tipos de hombres, y estos son los que una conoce una vez y nunca más cae. Son esos que parecen buena persona, se venden como buena persona, demuestran ser buena persona, hablar bien de todos, te cuentan lo mucho que se sacrifican, son condescendientes y hasta pateros, las hacen todas y se ofrecen de ángel guardián del mundo, pero al poco tiempo descubres que son unos pobres infelices que no están conformes con su vida y con tal de engrupirse a una mina para no estar solo, apuntan para cualquier lado, venden la pomada y son expertos. Hoy de esos galanes que duran menos que un candy hay miles en Twitter.

Hay algunos que son especiales porque, no saben en verdad todo lo que valen. Andan por la vida sin llamar demasiado la atención y siempre dicen o piensan que no son demasiado buenos para alguna mujer. A veces aunque es adorable que te lo digan, puede ser tontera y te dan ganas de decirle oye! Pon cara de vivo que me gustas y sí te voy a pescar. Algunos de ellos pueden estar años tras de ti y aunque te miman, piropean, te cuidan disimuladamente y se alegran de que algo no te resulte con algún hombre, pueden estar a tu lado amándote sin hacer nada. Pero ojo, cuando vas a sacarte el tarot donde una bruja a todas nos toca que nos diga: “hay alguien muy cerca de ti que te ama y tú no lo ves” una siempre sabe quién es.

También está el que todos envidian, el amigo gancho o rico que usan para salir con él y atraer minas. Éste tipo no se presta para más análisis porque es eso....un gancho, come él y casi siempre comen los amigos.

Como no puedo en tan poco tiempo describirles a todos los tipos de hombres que conozco, termino con el tipo de hombre que me he dado cuenta que me gusta a mí, y tengo que decir que no soy muy exigente, para nada  y no me molesta. Si bien el hombre es un animal y por defecto (o efecto) tiene que destacarse sobre la manada para llamar la atención de la mejor hembra, a mi no me gusta el que alardea de virtudes económicas ni físicas, me gusta el que se la ingenia para acercarse, el que arma una estrategia cerca de ti y no te das cuenta, el que usa recursos externos para abordarte y que te sorprende de pronto, pero que una vez que llega, se sabe quedar y que hace que cuando me levante en la mañana, me pregunte, habrá sido real…?