jueves, 14 de abril de 2011

Si fuera cierto lo del 2012. Una oportunidad

Por @carolita_rock
(editado)



Me niego a creer que el mundo se termina en pocos días más, y me niego por un tema de experiencia de vida, ya pasé el 2000 sin el Apocalipsis del que tanto se habló, el beso del amor eterno que nos metió en la cabeza una taquillera teleserie, el desastre ecológico, el cambio de papa en el Vaticano, el atentado de las torres gemelas, el escándalo de la célebre Mónica Lewinsky, el día del joven combatiente, la maldad de la Quintrala y su sicario, dos de los terremotos más grandes que han habido en Chile y un llanterío de pena y angustia con los mineros, que creo que después de todo eso, pensar que para más remate tenemos fecha de expiración y que nos quedan días apenas para aprovechar o arrepentirnos, es injusto.

Dudo que alguien tengo algo concreto resuelto y decretado en caso que esto pudiera pasar, los Mayas decretaron que el fin del mundo sería en Diciembre del 2012 y no conforme con eso nos dieron fecha exacta el viernes 21 (al menos sé que no haré compras navideñas a no ser que despierte sin problemas el día siguiente) y la cosa se viene en forma irreversible porque además lo dijo Nostradamus, y con ése nombrecito lo que el tipo diga, es de temer. 

De los Mayas no sé mucho, aparte de haber subido con la lengua afuera esas tremendas pirámides en México, haber visitado los lugares donde vivían, y haberme comprado una cadenita de plata en Taxco con el calendario creado por ellos, no entiendo por qué tendrían que saber algo que a mi gusto es tan impredecible. Lo digo como una persona que no quiere por ningún motivo morir tan joven. Investigué, leí en Internet, pero la información que sale es tan extraña y cambiante como buscar soluciones para el cáncer.

Pero si así fuera y nosotros supiéramos cuánto nos queda de vida con certeza y que para colmo de los males, no sólo tú dejas de existir sino toda la humanidad ¿Qué harías durante los próximos días?...Yo lo tengo claro. 

Primero agradecería todo lo que he vivido hasta hoy porque he tenido suerte, puedo morir sonriendo hasta el último minuto y no cualquier sonrisa, sino que una picarona. Después de agradecer lo que corresponde, vería el tema del perdón, el perdonar a quienes me hicieron mucho daño alguna vez y volvería a decirme a mi misma, no Carola, no los perdones, no me interesa hacerle más fácil la vida a quienes me hicieron pasar malos ratos o por quienes derramé lagrimas, así que chao con ellos, espero mueran primero para verlos.

Con el apuro de que me pille confesada, hay algo que siempre me quedó dando vueltas en el corazón desde hace tiempo, y fue el no haberle dicho a un gran amor (del cual era amiga) que estaba enamorada de él hasta las patas y que el haberme puesto a pololear con otro fue sólo un estúpido en incoherente acto de negación, para no asumir que yo había encontrado al hombre perfecto para mi y no me atrevía a decírselo. Claro, de aquí a que encuentre su casa, me quiera ver y acepte que le dirija la palabra para contarle de mi eterno amor y que me de un beso al menos, porque si me queda poco de vida no voy a ir a confesar cosas por bolitas de dulce, se ve difícil.

Siguiendo por el lado amoroso, tomaría todas las cartas que tengo guardadas y las fotos, de un gran pololeo anterior y se las llevaría de regalo, para que las viera y recordara cuánto nos amábamos y todo lo que hicimos para estar juntos, todo esto por supuesto si la esposa que tiene hoy, me lo permite, porque me tiene unos celos desproporcionados y es entendible…jamás un hombre que está conmigo me olvida…(modestia aparte) y aprovecharía de pedirle perdón por haberlo amado tanto y haber sido tan inmadura de haberlo gorreado. Razón por la cual lo abandoné.

Hablemos en serio...no creo que la fecha de fin del mundo esté determinada, imagino que todo será un acto sorpresivo pero en vista que nos están poniendo sobre aviso, y por si las moscas, no perdería un día de sol nunca más y me tiraría en una toalla en la playa o en la piscina, con una caipiriña de litro y medio y mis libros regalones a hacer fotosíntesis hasta quedar bronceada junto a mis amigas, porque lógico las obligaría a hacer lo mismo, desaparecer de la faz de la tierra feas, blancas y sin glamour sería lo último que se me ocurriría.

Volvería a tener mi pelo natural ya que un día me aburrí de ser castaña y decidí volverme una yegua azabache. Ha tenido éxito durante estos años el look sicodélico ardiente, pero si voy a estar en la fila de espera para entrar al “cielo” quiero que San Pedro me reconozca.

Así tantas cosas, haría todo lo que no me he atrevido con quien no me he atrevido, hasta un video “a lo Pamela Anderson” grabaría…por supuesto mi único inconveniente para hacerlo es que no consiga el yate, apuesto a que muchas se atreverían a algo semejante, total, en unos días más ya nadie se acordará.

Definitivamente dejaría de trabajar y me levantaría todos los días a comprar pan amasado para desayunar, invitaría a todos mis amigos sagradamente a compartir conmigo. Raptaría a alguien que tanto me lo ha suplicó como fantasía sexual y lo devolvería a la semana siguiente, y a otro por ahí le cobraría todos los besos que aún me debe, pero sin duda me regalaría los días más románticos del mundo y divertidos con mi novio que tanto se lo ha ganado.

Uff! Tantas cosas! ¿Pero por qué tenemos que pensar en todo esto por un aviso de fin del mundo? ¿No podría ser simplemente un proyecto de vida diaria? ¿Por qué no empezar a hacer todo lo planeado desde hoy? quizás yo no llegue ni siquiera al famoso día del fin pero no es tan difícil vivir cada día como si fuera el último, yo tengo esa política desde hace unos años y ha sido lo mejor que me puede pasar porque he tenido muchas experiencias, reencuentros, osadía, y triunfos que no habrían pasado si hubiera seguido con mi actitud paciente y poco jugada.

Quizás los Mayas desde donde estén se ríen de nosotros hoy, porque estamos pensando que el fin del mundo es algo apocalíptico, quizás con sus predicciones nos estén en el fondo ayudando a reflexionar y superar etapas más superficiales y menos concientes de la vida humana y no signifique la muerte, si no el nacimiento de una nueva generación, más feliz y agradecida.

No vean los anuncios del diciembre del 2012 como algo serio y terrible, invito a que lo tomemos con humor, no creo que tengamos tan mala suerte de alcanzar a vivir el fin del mundo, en todo caso hay una teoría que dice que Chile quedaría en el caribe al invertirse los polos, si es así! Vamos! Me gustó el cambio.