jueves, 13 de octubre de 2011

El 50% que falta en el amor


Por @carolita_rock

(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero

Imposible tenerlo todo en la vida. Esa es una premisa del diario vivir que creo hemos aprendido todos con el tiempo, pero no me refiero a los esfuerzos o sacrificios del día a día y de los logros que obtengamos con eso, me refiero al amor, al hombre que está a nuestro lado.

Lo importante es separar las cosas, las personas no siempre resultan ser lo que queremos en la vida o esperamos de un hombre o mujer cuando los soñamos, cuando lo creamos en nuestra mente, cuando imaginamos como será esa persona que nos amará, solemos alucinar con que será fantástico e increíblemente guapo, alto, morenazo, ojalá de facciones media exóticas entre pascuense, italiano, alemán y español (cáchense esa) y que idealmente tuviera la personalidad de un argentino, los músculos de gladiador, las manos del Coco Pacheco para cocinar, la voz de Miguel Bosé para cantar y que seamos a la única persona a la cual él podría amar en el mundo, además de que nos quiera llenar de hijos, que tenga un fantástico presupuesto y que nos regalonee siempre…no es tanto si lo piensan bien, soñar no cuesta nada.

Tan así somos las mujeres que por ejemplo, un día soñé con Lenny Kravitz, sí, ese mismo negro guapo, que canta sexy que tiene esa boquita rica y  más calugas que fábrica de Calaf, estando los dos solos en la playa, en una cabaña y teniendo sexo. La gracia del sueño es que al día siguiente en mi sueño claramente, Lenny me llamaba para verme y yo le decía “Lenny, por favor no te pases rollos, esto era sólo un polvo, no me llames más porfa?” claramente mi carcajada al despertar fue rimbombante, pero lo que más me daba risa es que yo cortaba el teléfono enojada y decía… "queeee lata….siempre me pasa”.

Bueno la verdad dista mucho de esa realidad. Con decirles que el día que vino Lenny Kravitz a Chile me compré las entradas más caras sólo para tener la posibilidad de estar un poquitín, cerca, y claramente no me vio (ni me reconoció jajajaja) Pero así somos, si tenemos la capacidad de imaginarnos o crearnos nuestro mundo perfecto, de amor perfecto de pasión perfecta, de héroe perfecto se nos va la imaginación casi que al olimpo y ciertamente lo que tenemos al alcance no da para eso, la realidad es otra la vida es otra y nosotras, por mucho que nos merezcamos lo mejor de la vida tampoco somos la última chupada del mate aunque la Bolocco nos insista que la cosa es 100% actitud ¿Han pensado si cuando un hombre sueña con la princesa hermosa y pura o con la más loca y salvaje yegua erótica, nos visualiza a nosotras? Honestamente no creo, por muy enamorados que estén.

Pero eso no es el tema, a lo que quiero llegar es que sí, muchas nos grabamos en la mente un hombre fantástico o al menos que lo tenga todo, pero cuando nos enamoramos chicas, todos esos rulos dorados, esas calugas, esa talla, ése garbo que pasó por nuestras fantasías oníricas pasan a la historia. Los hombres reales no lo tienen todo, jamás hay uno al 100% siempre tienen algo por un lado pero les falta por el otro, y por favor no hablo de lo físico.

Alguna vez creí encontrar alguien que tenía toda la capacidad intelectual y laboral que me atrae de un hombre, un humor fantástico y mucha simpatía, cosas que hacen que me enganche rápidamente de alguien y por ese lado yo estaba llena, pero tenía dos puntos que, muy con la mano en el corazón, y con el dolor de mi alma asumo. Primero; no la tenía del tamaño que me habría gustado y segundo; no se supo enamoró nunca de mi. Eso era entonces 50% bien y 50% mal.

Después me enloquecí por alguien pura dulzura y cariño, palabras bonitas y lindos momentos, tenía ese 50% que me enamora pero posibilidades de un futuro juntos imposible! Muchos planes para estudiar afuera, y mucho tiempo de espera para un trabajo que diera rentas como para esperarlo tanto, un 50% muy importante a la hora de querer crear lazos fuertes. Tampoco me sirvió, estaba lejos de ser ese hombre sostenedor y apasionado en la cama, algo de inmadurez mató todo.

Así hay otros tipos que te dejan enganchadas a la cama, que no alcanzas a vestirte cuando quieres que te tome en brazos nuevamente, te eleve por los aires, te muerda el cuello, te amarre, te …….eso, pero por alguna razón, algo pasa que no hay caso, no te enamoras de él porque sientes que muy bueno será para la cama, pero no confías en él como hombre fiel o buen padre de tus hijos, un 50% vital para una persona que quiere ser madre y formar familia.

¡No podemos pedirlo todo, son mortales humanos como nosotras! Creo firmemente en la existencia de maravillosos hombres que en verdad no son como los soñábamos, que no son como nos imaginábamos, ni menos como los que aparecen en las películas, creo en esos hombres que son un 60% – 40% ó un 55% – 45% y hasta un 70% – 30% que no son perfectos, que no lo tienen todo, que algo les falta, pero que cuando nos encuentran se convierten en los hombres más espectaculares del mundo, porque para eso somos mujeres y perfeccionistas, porque ahí estamos para ayudarlos, apoyarlos y tirarlos para arriba, para hacerles ver sus errores y darles una mano para mejorar, así se convierten en los grandes hombres que amamos.

No importa si no son el molde de la perfección, pero que quieran mejorar por nosotras y lo demuestren, nos amen, nos cuiden y todo lo demás, merecen también todo el sacrificio que nosotras podamos hacer por ellos, de eso se trata una pareja, construir juntos, sembrar y cosechar, de equivocarse y reírse de las fallas para volverlo a intentar, y porque mientras más te aman, más amarás tú también hasta un 100% porque pucha que es cierto eso de que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer.

No se olviden que más de alguna ha escuchado que hay mujeres que teniéndolo todo, llena de lujos y un marido espectacular, los engañan con el jardinero…la perfección no siempre es buena y lo que es mejor…NO EXISTE!..