jueves, 1 de diciembre de 2011

Mi pareja y nada más ¿será sano?


Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero
 
Básicamente es normal y muy típico que te pierdas del mundo y de muchas cosas más al iniciar una relación, y es que dicen que los primeros meses son los mejores, por lo tanto nos encerramos en el mundillo maravilloso del regaloneo, de ser fundida y de tener sólo ganas de estar con él. Lo entretenido es que si tu pareja es también pegote y cariñoso, es posible que estén un buen par de meses dedicados a ustedes mismos y dejen de lado a la familia, amigos, actividades deportivas o de recreación que realizaban normalmente.

Es malo pasarse del tiempo reglamentario en el regaloneo del inicio de la relación, porque todos tenemos una vida, tú, él, tu cama y los cercanos que han sido siempre parte de nuestro diario vivir. Empieza a preocuparte cuando tus amistades ya simplemente, dejan de quejarse por tu ausencia y ni siquiera te invitan a salir o sientes que si no estás pegado a él las 24 horas del día pasas angustiada.

Si empiezas a postergar tu vida por el idilio encantador del romance estás haciendo algo mal, le estás quitando el romance a la relación y lo estas convirtiendo en una costumbre obligatoria, si pasas con él todo el día o están constantemente en contacto y sólo se ven entre ustedes, le quitas la magia de extrañarse…cuando ya no te hace falta alguien es porque lo tienes siempre ahí y no es novedad.

El ser unas verdaderas lapas es entretenido sólo al principio porque después, se vuelve un mundo demasiado pequeño ambos, y el no compartir con más personas juntos, como pareja y por separado, clona las personalidades y los hace obvios, repetidos y abiertamente fomes. Tengo súper claro que es increíble regalonear y pasar encerrada algunos días a puro pololeo, pero el encanto de amar a alguien y saber que es fiel es justamente dejarlo manejarse solo, no únicamente a tu pareja, sino que uno misma también.

¿Qué es lo que suele pasar cuando el “nosotros dos” es lo único? Fijo que te empieza a mentir, que tu pareja para salir o despejarse o hacer otras actividades “sin” ti y que no te enojes, te miente. Es posible que te ame igual pero no sepa cómo decirte las cosas o cómo pedirte que lo dejes compartir por otros lados porque puede parecer malo. Error ahí, y pasa mucho más seguido de lo que creen. Cuando ya lo pillas en dos o tres mentiritas en corto tiempo lo que te van a decir “es que por estar contigo ya no veo a mis amigos” y lo que realmente pasa, es que tú nunca supiste que él quería estar con ellos y jamás te avisó que los vería, es cosa de conversar, ambos tenían vida antes de estar juntos, aunque su mejor amigo te caiga como las pelotas.

El mundo no está creado para nada más que dos personas, hay más gente en la tierra y más relaciones que conocer y personas con las que interactuar, siento que eso de volverse absorbentes es una muestra de inseguridad por parte del que acostumbre a ser así, pero no hay nada mejor que ver que tu pareja sale, conoce gente, lo pasa bien y cuando está muy feliz y entretenido, desearía con todo su corazón que estuvieras ahí acompañándolo porque te extraña…pero si estás siempre, jamás tendrán ese sentimiento hacia ti.

Hay un aviso de alerta que no debería ocurrir y es cuando tus amigas, esas que te acompañaron a todas, te apoyaron en todo, estuvieron en las buenas y malas y tienen muchas fotos e historias en común, pasan a ser verdaderas extrañas para ti, porque nunca más te interesó verlas, conversar, escucharlas también y compartir un tiempo con ellas, y llegado el minuto en que te hacen falta, te mandan a la mierda o simplemente no te pescan más, no hay nada peor que una “ex mejor amiga” herida y dolida porque tu relación pasó a ser el centro del universo, tal como cabra de 15 y olvidaste por un “pic…” lo importante que eran en tu vida. No hay que olvidar que cuando todo falle, serán ellas mismas las que te van a levantar con cucharita.

Nada más mala onda que tu entorno que siempre se juntaba contigo, compartía las compras, las salidas, las historias, la vida familiar, después hable de ti porque simplemente dejaste todo botado por estar con tu amor. Claramente, no es problema que tengas novio o pololo, todo lo contrario, es problema es cuando para ti lo único que se vuelve relevante en tu vida es tu pareja.

Mantener una linda relación es un trabajo complicado que no tiene receta, por más que busquen en Internet o que consulten con chamanes, brujos, santeros, o les hable algún fantasma del más allá, no hay un protocolo rígido que nos diga cómo crear o mantener una relación perfecta y feliz, pero los ingredientes distintos del diario vivir, del estar juntos y separados, de amarse, de pelear, de perdonar, de compartir, de jugar, extrañarse y sacrificarse tiene muchas cosas que alimentan una relación para hacerla sabrosa y diferente todos los días.

Porque el pollo arvejado con puré es muy rico, pero todos los días aburre y cuando algo pasa y quedas sola o una relación se termina, todos aquellos que antes esperaron compartir contigo mientras tú sólo tenías ojos y tiempo para tu pareja, no estarán ahí…y con toda razón.

El resultado de un mal amor


Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero




La experiencia amorosa o los golpes del corazón pueden resultar ser un arma de doble filo a la hora de crecer o madurar. Es impresionante como un mal amor o no amar bien puede dañarte, predisponerte o incluso perder la magia de querer.

El corazón es un libro abierto donde quedan cosas que jamás se borran y que algunas veces nos gusta releer. Sí, cursi! Mega cursi! Pero cierto. Me refiero al “corazón” como órgano porque la literatura romántica así lo indica, pero en realidad es la mente y quizás hasta el alma la que se enamora, desenamora, odia, no perdona y olvida.

En cada oportunidad que te interesas en alguien y que empiezas a sentir que el corazón late, se empiezan a escribir cosas lindas en ese libro abierto, pero cuando te metes en una situación amorosa complicada, dolorosa o tortuosa, también quedan las malas líneas plasmadas ahí.

Cada una de las experiencias vividas en lo emocional ayuda a crecer, aprender y salir adelante. Hoy se sabe que de amor no se muere después de muchas experiencias vividas cuando éramos adolescentes, incluso algunas sufríamos tanto que pensábamos que no podríamos sobrevivir a un quiebre, ni salir adelante, ni jamás volver a querer a alguien tanto como al que en ese momento se convertía en ex.

Uno no se da cuenta cuando superas el tema y se asume con dignidad que es una lata seguir sufriendo en vano y que la actitud de rechazo y ostracismo sólo nos conduce a la soledad y melancolía, nos ponemos feas, lateras y egoístas. Asumir que se superó una etapa no mata a nadie, no somos las dueñas eternas de un ex amor y él no estará toda la vida esperándonos, el fin es fin, después de años me puedo dar cuenta de cuánto tiempo perdí pensando eternamente en algunos ex y creyendo (jajajaja) que me amarían por siempre.
Lo malo de pasar “pegada” mucho tiempo a un mal amor o un mal recuerdo es que nos hacemos daño nosotras mismas sin darnos cuenta, nos acostumbramos tanto, que cuando queremos empezar de cero, nos cuesta mucho.

Al crecer y vivir distintas experiencias lindas o unas no tan buenas nos hace entender el “amor”, así como el darnos cuenta que uno no siempre se enamora, sino que también se empota, se entusiasma, se obsesiona, se encanta, se miente y …se engaña, pero la peor etapa y la que más afecta, es cuando te fuerzas a NO querer.

Eso pasa cuando uno se fija en la persona “NO correcta” en alguien que ya tiene a otra o que tiene un compromiso, porque posiblemente jamás lograrás ocupar un lugar en su corazón y aún así aceptas estar con él en esas condiciones. Nadie nos obliga a hacerlo pero siempre es bueno sentarse en la otra vereda y ver lo que estamos haciendo o en lo que estamos a punto de meternos, porque las heridas que quedan en el libro del corazón, a veces se escriben con lágrimas y pueden hasta cambiar tu forma de amar por intentar no involucrarte demasiado con alguien que no te va a querer.

 Si pudiera inventar una estadísticas de cuántas que se hacen las rudas y dicen que saben seleccionar tan bien los “polvos” y a los hombres según lo que quieran con ellos, les afirmo que…jamás les resultó en un 100% el no interesarse en algún minuto, es más yo diría por cómo quedan “medias crazy” un buen rato, un 65% nunca logra sólo usarlos para la cama y en algún momento esperan algo más. Mal que mal uno no regala sus habilidades amatorias y el kilometraje por simple amor al arte. Y lo que es peor, aunque lo neguemos, ELLOS no lo creen.

Lo malo es que al ser la “otra” de alguien, o ser una más sin compromiso futuro, uno acepta endurecerse por dentro y por fuera, uno aprende a decir que no siente (aunque si lo haga) uno se obliga a negar que le pasan cosas, te muerdes la lengua para no decir te quiero, y lo que es peor, condicionas tu cuerpo para que reaccione como “debe” y no como “quiere”.

Cuando uno acepta que estarán contigo sólo por un rato porque les caes bien, porque te adoran, porque se envician contigo, porque adoran en ti todo lo que la que él realmente ama no tiene, una pasa a ser una mujer que está ahí para ellos, literalmente el segundo plato.

Ahí es cuando una se daña el corazón. Cuando uno encuentra que es normal que no te quieran, ni te prefieran, cuando dejas pasar cosas que te duelen y cuando no eres lo más importante en su vida, porque hay otra que sí lo es y no eres tú y aquí nace una larga generación de mujeres roboC…qué manera de perder el tiempo!

No sean miedosas ni conformistas, no crean que deben quedarse solas o con lo que botó la ola, cada una sabe lo bueno que puede regalar cuando ama, no nos merecemos menos que eso, no nos dañemos gratis, le pedimos a ellos que no nos destrocen el corazón, no lo hagamos nosotras mismas.

El tema amoroso es serio, tanto que a veces no nos deja ser libres y felices. Los malos amores son eso, malos, porque uno se hace mal, se quita la inocencia. No nos marginemos tenemos tanto que dar y hay tipos maravillosos más cerca de lo que creen y nunca olviden que lo que se escribió en el libro del corazón, no se borra jamás. Es tú responsabilidad.

El sexo; un embellecedor natural y gratis!


Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero




No hay cómo disimularlo, la naturaleza es muy sabia. No quiero ser latera al referirme a este tema en forma técnica, médica o biológica, pero la verdad es que siendo bien honesta, no hay nadie que no se de cuenta de los beneficios que el sexo tiene para nosotras, beneficios que dejando la parte medicinal comprobada y estudiada, se nos nota a flor de piel cuando tenemos la posibilidad de activar nuestra vida íntima.

¿Quién de ustedes no ha pasado por períodos largos o a veces extremada y sacrificadamente eternos de sequía sexual? Me refiero desde la escasez de un touch and go o un hit and run (muy respetado para la que no tenga problemas con eso) o de una pareja estable con la cual despertar en las mañanas. A veces pasa, es lamentable pero ocurre que hay períodos en nuestra vida en que suspendemos o postergamos la sexualidad por diferentes temas, sin juzgar los religiosos, éticos o morales que cada una pueda tener, pero bien con la mano en el corazón, yo creo que le hacemos un daño terrible al cuerpo y a nuestra imagen externa, daño que por suerte, poniéndonos al día se puede reparar y con creces si le ponemos empeño.

Dejemos un ratito de lado el amor, hablemos sólo de lo bien que nos sentimos cuando activamos nuestra vida sexual y lo fácil que es para el resto, reconocer que lo estamos pasando bien ¿no les ha pasado que suspiran más? No sé si es por tanta actividad física pero como que hay que meterle aire suficiente al cuerpo.

Otra cosa que siempre pasa es el brillo natural y espontáneo del pelo, característica que no se la podemos atribuir ni al mejor shampoo, porque el brillo del pelo por sexo es el mejor del mundo, casi siempre alguien hará un comentario al respecto.

Lo otro es que se pone la piel mas tersa, recuperas una jovialidad en el rostro impresionante, incluso disminuyen las espinillas y puntos negros. Si hacemos un análisis químico de eso es lógica la explicación, pero yo lo atribuyo a la magia del sexo. Piensen en todo lo que se ahorran en cremas para la cara y limpiadores de poros, un buen encuentro lleno de romance y pasión puede dejarte más linda que “Pampita”, claramente no tan joven y estupenda pero al menos el cutis lo agradece.

Para qué decir de los cambios de ánimo radicales cuando nos reactivamos en lo sexual, este beneficio del sexo lo agradece todo nuestro alrededor, la oficina, la casa, los amigos y hasta la pareja. Ese síntoma de que estás poniéndote a tono con la vida se nota a leguas y es que el carácter mejora y la depresión pasa, la naturaleza es muy sabia. Ver la luz puede ser reconfortante.

Inevitable es que se sonríe más, se está más alegre, te pones más tolerante y tienes a veces esa mirada dulce y picarona y lujuriosa que no te das cuenta, pero que seguro tus colegas por atrás dicen: “¡seguro que le dieron!”.

Todos estos cambios reavivantes de las mujeres, se notan más cuando pasan un tiempo largo en receso, porque no nos damos cuenta pero es como lo que dicen en la película “Sexo con amor” una se empieza a poner verde, con el pelo opaco y con cara de perra envenenada ¡Qué manera de reírme cuando escuché esa frase! Ojo que ninguna se va a transformar en una modelo “Elite” por tener mucho sexo, pero seguramente quemará varias calorías extras de forma entretenida y no con la lengua afuera en la elíptica. Ningún mejor personal trainer que tu pareja y no se da ni cuenta que te está tonificando.

No quiero discriminar con esto a aquellas mujeres que por distintos temas religiosos o morales esperan el momento adecuado para iniciarse, pero chicas, cuando lo hagan, recuerden que la salud del cuerpo no sólo va en el cuidado personal, las frutas, verduras y la caminata, también podemos sentirnos felices, hacer funcionar las endorfinas, adrenalina, colesterol, limpiar la piel y vernos más radiantes con entretenidos encuentros con nuestras parejas, y si a todo eso le agregas amor, pasión, alegría, inventiva, ingenio, juego y osadía, les aseguro que serán las mujeres más lindas del mundo. En el peor de los casos, siempre hay un amigo buena onda, total, es por salud! ;)

El ex : ¿Prueba superada?

Por @carolita_rock
(editado)

http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero





En redes sociales leí una frase que me quedó dando vueltas en la cabeza y decía “Qué difícil es hoy saludarte de un beso en la mejilla, cuando antes lo hacía en la boca” y me produjo una especie de escalofríos, o al menos esa palabra es la que más se ajusta a la sensación que se me vino a la mente el pensar cuando uno tiene que enfrentarse a un ex, pasado mucho o poco tiempo después de una ruptura.

Me imagino que nadie está preparado para la reacción perfecta o dudo que alguna pueda ignorar completamente esa situación sin que se le mueva un pelo del cuerpo. Quizás existe gente que puede encontrarse con una ex pareja y saludarla de beso y abrazo como si nada, con una calma y tranquilidad digna de quien ya olvidó o dejó atrás muchas historias, pero habemos otras que sin darnos cuenta, cuando por accidente nos cruzamos en el camino de un ex, corremos, nos escondemos, nos tapamos la cara, aceleramos el auto, nos bajamos del metro o simplemente y dependiendo qué tan mal terminó la relación, agarramos al primer hombre que tenemos al lado para simular que no andamos solas, niñerías pueden decir algunas, pero yaaaaaaaaa las quiero ver pasar por eso.

Y es que creo que es muy complicado, por más agua bajo del puente y experiencia que una tenga, olvidarse de todo lo que hiciste con una persona del pasado, cuánto quisiste, cómo lo viste, cómo te conoce y hasta esas cosas de la intimidad que en algún momento fueron divertidas y hoy te dan mucha vergüenza cuando lo vuelves a encontrar ¿Será inmadurez? En ocasiones he pensado que por mis reacciones de huída si los veo, puede ser que no he superado alguna etapa o  hay algo que aún no he solucionado con ellos, pero ….no sé, por alguna razón es clásico escuchar alguna amiga o familiar que dice; no se puede ser amigo de un ex.

Cualquier cosa menos que se me acerque, me hable, me mire de arriba abajo o me presente a la nueva pareja, yo no entiendo cómo algunas personas logran terminar una relación y al poco tiempo ser amigos, salir a tomarse un trago o verse como si jamás hubieran estado besándose apasionadamente o en una posición indecorosa del kamasutra, valoro a quienes lo hacen, pero yo no puedo y no es que sea de mente perversa pero me es imposible no traer a mi cabeza recuerdos especiales, aunque no tenga ni medio sentimiento por ese ex.

Un par de amigos comentaron algo que me llamó la atención, los reté en un principio pero después tuve que asumir dignamente que tenían la razón. Uno de ellos, hablando de su ex esposa dijo..."todas las ex siguen creyendo que aunque uno ya no esté con ellas, somos de su propiedad para siempre" y eso es porque los siguen llamando para solucionar problemas, arreglar cosas, los siguen haciendo responsable de lo que hoy les pase y aunque lo vean con otra, la ex siempre creerá que ése que va ahí, es suyo forever.

Todo cambia cuando andas de la mano con alguien feliz de la vida y justo se te cruza un ex, es un clásico comportarse como una “niña” riéndote fuerte o haciendo algún movimiento exagerado, para que el ex que va pasando por el pasillo del supermercado o está en el bar donde sabías que podías verlo, te mire o note que estás ahí, porque una cosa es que te pillen desprevenida, quizás un poco desarreglada y sola, y otra muy distinta es que te vean con macho nuevo, radiante, la piel tersa y el pelo brillante. Ahora si tienes mucha suerte, puede que tu ex ande con un amigo que lo humille y se ría de él un buen rato por haberte perdido porque estás regia o porque el tipo con que andas, se ve tremendo animal.

No creo que sean niñerías, ni cosas sin sentido, no es bueno claramente andar con odio o resentimiento, pero es súper natural por orgullo, honor o vanidad, saber que ése que antes se fue o dejaste, hoy puede ver si te encuentra por ahí que era muy cierto cuando le decías que después de ti no podría encontrar a ninguna mejor y que perdió como en la guerra, por tonto.

Seducción, el dulce vicio que no engorda


@Por carolita_rock
(editado)


http://www.mujerypunto.cl/?s=carolina+romero



Las mujeres solemos quejarnos del paso del tiempo y de la edad, es posible que no nos guste envejecer, tener arrugas o invertir plata en maquillaje un poco más extremo que el de la tierna infancia, porque posiblemente pasada cierta edad, el brillo de frutillita haga que se nos caiga a pedazos la boca, porque no tiene todo el humectante y fijación para mantener unos sensuales labios después del cigarro, el café, la coca light etc.

Pero ahí está la magia, en el tiempo, en la edad y en la experiencia que adquirimos en materias tan importantes como la seducción. Ojo que no hablo del coqueteo, eso es innato en muchas mujeres y hasta puede ir asociado a la inocencia, incluso cuando mirabas a ese pequeño del jardín infantil o como te ponías “cocoroca” con un primo muy lindo.

La coquetería está en todas, es algo que no planeamos, sólo sale cuando alguna hormona o sustancia extraña hace “click” con la de otra persona, hay quienes se tocan el pelo, doblan la cabeza para la derecha o se ponen cobro cabras chicas, pura inocencia y puede ser con un amigo o un extraño. La coquetería nos delataba cuando alguien nos gustaba porque nos arreglábamos más para ir al colegio o visitábamos muy perfumaditas a una amiga con un par de guapos hermanos mayores. La coquetería nos controla a nosotras, pero cuando se transforma en seducción, el juego se vuelve mucho más divertido y somos nosotras las que controlamos la coquetería y el nivel en que la aplicamos.

Según mi diccionario personal, la seducción es la capacidad de manejar tus conocimientos en el arte de conquistar a otro, haciendo que para otra persona sea inevitable mirarte, querer escucharte y puedes ver, luego de aplicadas algunas herramientas de seducción, que en sus ojos se notan las ganas incontenibles que tiene de acercarse, tocarte, besarte o hacerte muchas otras cosas y que le producen las más entretenidas fantasías y en uno, una adrenalina rica y encantadora.

Todas podemos hacerlo, no necesitamos haber estado casadas ni haber tenido muchas parejas, sólo a veces dejarnos llevar por las sensaciones y un poco de osadía, esto es un poco más allá de mirar un par de veces a alguien y pestañear más seguido cuando nos tincó algún tipo en un bar, hablo de todo, de tu lenguaje corporal, de cómo te ríes o incluso como tomas un vaso, hablo que la seducción es tal, cuando ves que la persona a la cual estas intentando seducir, responde a tu juego. Si así es, entonces, bienvenida al mundo de “tomarse la sopa” porque a nadie le gusta que le preparen la papa y no se la tomen.

El mercado hoy ofrece muchas cosas para hacer que las mujeres se sientan seductoras además de su instinto natural, no tengo idea si es que funcionan, pero he visto cambios de actitud y hasta más seguridad en algunas con un simple perfume de feromonas, o ni se imaginan lo que un par de tacos altos o un buen, pero bueeeen y extremo depilado pueden provocar en la actitud de una mujer.

Ser seductora va desde acostarse encremada con un rico olor a vainilla, con un suave y sexy pijama, o pasearse frente a tu pareja peinándote mientras te espera en la cama…les aseguro que si le ponen un poco de “seducción” a ese simple gesto técnico, el peinado les durará poco, las parejas agradecen esos detalles ricos que tenemos las mujeres y que son parte natural de nuestra vida, como el simple acto de tener las uñas lindas y pintadas de algún color que haga que no pueda evitar mirar tus manos, que vean como brilla tu pelo al sol, o que a pesar de un día pesado, tus ojos lucen casi perfectos con unas pestañas que ya quisiera Demi Moore.

No es tan difícil seducir a un tipo en una fiesta o hasta en una reunión, unas miradas con unas 3 ó 4 pestañeadas extras y una sonrisita puede sacar firmas y contratos importantes, pero ¿Qué pasa con las que ya lograron conquistar y tienen una pareja? ¿Qué pasa si les preguntamos a esas parejas si ustedes siguen siendo seductoras? ¿Qué creen que dirían? ¡Les aseguro que muchas se han dejado estar! No hay nada más malo que quejarse que tu pareja mira a otras mujeres más llamativas, cuando tú misma ya dejaste de ser sexy o mantener esa cosa mística de la seducción en casa o con tu pololo ( ojalá ellos también mantengan las normas mínimas de aseo, ornato y "mantención" que una quiere ver y sentir siempre).

No falta la amiga que te reta porque no te pintas y es que posiblemente a la pareja que tienes hoy le gusten más las mujeres sin maquillaje, mientras que en otras oportunidades tuviste que pintarte más que puerta Etrusca para llamar la atención, posiblemente en alguna oportunidad te sentaste a más puro estilo Sharon Stone con una mini para dejar loco a alguien y hoy el que te interesa muere por las chicas delicadas para sentarse. Las experiencias te dan la pauta, nunca es la misma técnica de seducción, pero siempre es tu instinto el que te va guiando. Jamás dejes de ser sensual con tu pareja, sin importar el paso del tiempo, eso reaviva la llama y te hace ver más linda, más joven y más feliz.

No quiero que se confunda el concepto con las que son un poco más “sueltas de cuerpo” y pasar de ser sutiles, femeninas y seductoras, a frescas y fáciles, porque la gracia de la seducción es cuanto esfuerzo quiera hacer el otro para caer rendido a tus encantos y cuánto le pongas tú por mantener siempre viva esa sensación rica de la coquetear y conquistar, nada más rico que decirse a una misma en un bar o fiesta, después de coquetearle a alguien "viene pa cá! viene pa cá! csm! csm!".

Otro punto importante es que no necesariamente hay que tener un tremendo físico y un vestido rojo de lentejuelas para seducir; la inteligencia, el humor y capacidad de conversación son también buenas herramientas que sorprenden a muchos hombres. Jamás olvidaré a cuantos les llama la atención que me guste el rock o que pueda tranquilamente pedir un Jack Daniels en un bar, cuando mi único encanto físico es que soy pechugona.

No dejen de ser siempre especiales, el encanto de una mujer es único en cada una, explótenlo porque no sólo le dará más chispa a sus vidas y parejas, sino que también nos hace sentir más lindas. Cada una conoce sus falencias pero también sabe, cuáles son las virtudes o habilidades que pueden llamar la atención en otros y no tengan miedo a hacer el loco, a muchas nos ha pasado que por más que estiramos la trompita, cambiamos el perfume, caminamos como Naomi Campbell, no conseguimos a ése, pero ojo….que el de al lado puede estar con la boca abierta mirándonos.

Caminar y mascar chicle, don de mujeres


Por @carolita_rock
(editado)

Con tanto estudio sobre desigualdades y disconformidad en profesiones, sueldos y oportunidades, muchas veces pareciera que la barrera de la igualdad entre hombre y mujer y tener lo mismos beneficios, no se asocia racionalmente a la gran cantidad de virtudes que las mujeres tenemos sobre los hombres. 

No es un discurso feminista, más bien, me gustaría reivindicar el concepto y defender el lugar que el hombre ha tomado en la sociedad desde la prehistoria hasta nuestros días, y el papel que como mujeres, esposas y féminas trabajadoras, hemos ido confundiendo con el tiempo, intentando parecernos a ellos en vez de demostrarle lo buenas que somos, siendo distintas.

Muchas podemos levantar la mano y decir que podemos hacer más de una cosa a la vez, que no somos el sexo débil, término que seguro inventaron los hombres que vieron en nuestro desarrollo, el peligrar de sus trabajos, el mando en la casa y la rebelión de las que con tanto o mejor capacidad, postulaban a sus puestos en la oficina y que no bastando eso, además se embarazaban, cuidaban una familia y hacían funcionar la casa, maniobra de alto riesgo que un hombre también puede hacer, pero de a un paso porque mientras una cosa sale perfecto, las otras se desmoronan, pueden hacer funcionar la casa y mantener alimentados a tres hijos, pero de seguro el menor estará repitiendo de curso en dos meses.

Tampoco los quiero desmerecer, pero en lo personal y absolutamente independiente de cualquier informe, estudio o estadística, sino más bien desde la percepción personal, creo que de tanto luchar por ganarle al sistema, hemos conseguido cosas maravillosas y derechos fenomenales que siempre tuvieron los hombres y que para las mujeres estaban descartados, partiendo por el derecho a voto y siguiendo por el reciente post natal. Pero también nos hemos vuelto carniceras (algunas) en nuestro empeño por ser iguales, o comprobar que podemos hacer lo mismo, olvidamos nuestra feminidad, sentido de mujer y la capacidad de volvernos débiles, pequeñas y dulces en brazos de un hombre protector.

Les puedo dar firmado que los hombres saben lo que valemos, saben lo que logramos y lo que podemos conseguir, saben y comentan entre ellos que no pueden hacer más de dos cosas a la vez, pero tienen claro que sus mujeres sí, así nacimos, así es la raza, así está en el ADN, este mundo sin nosotras no tendría sentido, no sería posible y definitivamente no tendría ni media gracia para los hombres que en su mayoría, tienen como fin cumplir con el llamado de la naturaleza, trabajar para sostener a una familia y morir de la mano de la mujer que aman.

Desde que el cavernícola cazaba animales para llevarlo a su hembra para la alimentación familiar, hasta el cortejo apoteósico que algunos animales despliegan para conquistar a las hembras con aleteos, ruidos, bailes, colores o luchas a muerte, hasta hoy con el coqueteo de un tipo en un bar. No se olviden que hay algunos del reino animal que saben que con sólo acoplarse con la hembra morirán, pero bien debe valer la pena. Nosotras somos el premio, aman defendernos, aman que les digamos “gracias amor, no habría podido sin ti” aunque ellos saben que hace mucho rato, sabemos cambiar enchufes e instalar complicados artefactos metálicos para el cortinaje del living y que el taladro eléctrico, no nos asusta.

Ahora ya sabiendo que no tenemos que demostrarle a nadie más lo iguales que somos, no olvidemos lo que nos diferencia y nos hace maravillosas, lindas, especiales e irresistibles para ellos. Como todo en la vida hay un complemento que se busca en la pareja, no sólo buscamos amor, también que nos cuiden, que sean buenos maridos y padres ejemplares y para eso, debemos dejarlos ser así, no luchar por igualarlos o superarlos, es como intentar demostrar que podemos clavar el mismo clavo igual de bien que ellos, pero para qué? si ellos quieren hacerlo por nosotras y para eso están programados?

Cuando un hombre se fija en una mujer no sólo para tener sexo pasajero con ella, la mira y se proyecta como la mujer que le cocinará las cosas más ricas del mundo, que se verá preciosa en la mañana poniéndose la ropa de profesional exitosa, que amará a sus hijos y le ayudará en artes plásticas o castellano mientras él se esforzará por hacer que sabe matemáticas para enseñarle, él ve en su complemento a alguien a quien cuidar y amar, ve unas bellas piernas y manos delicadas, ve a una mujer que lo abrazará si llora y a la misma mujer, teniendo éxito en su trabajo y recibiendo el sueldo que espera.

Hoy la lucha de igualdad de géneros se volcó a la pelea por el machismo y eso me parece estupendo, éste país es de hombres machistas, criados por mujeres machistas y donde la sociedad profesional y educacional es machista. Me gusta que las mujeres incentiven a los hombres a bajar las armas y entender el sistema en el que nos movemos, me gusta que los integren a las labores de la casa y que aprendan que si ella no está, ellos deben saber suplirlas sin quemar la casa o perder el perro, me gusta que acepten que hoy, ellas puedan ganar más o que sean más conocidas y exitosas, sin por eso, sentirse menos hombres o empiece a fallar la relación en la cama.

Me gusta que ellos sepan que no es fácil ser mujer, que no todo es culpa de las hormonas cuando cambiamos el ánimo y que necesitamos más ayuda en la casa, que podemos hacer familia, pero también nos podemos vestir con un sexy traje para jugar en la cama y que si ellos nos abandonan, lo haremos igual de bien. Me encanta que aprendan a respetar nuestra opinión y no crean que nacimos para ser sus nanas o segundas mamás, me gusta que nos premien por nuestro valor e inteligencia y me gusta que las mujeres hoy se levanten en contra de quienes las tratan con violencia o las torturan sicológicamente.

Las mujeres somos hermosas y bellas fieras con vestido y para ser mejores o iguales, no tenemos que ponernos ropas de hombre, no tenemos que sacar músculos ni hacernos las rudas, nuestras capacidades dan para lograrlo, siendo como siempre hemos sido, diferentes a ellos.

No olvidemos que la lucha de igualdad de géneros no es por quién grita más fuerte ni quien levanta más peso, no es eso lo que debemos demostrar, sino seguir siendo las princesas que ellos quieren rescatar, para lucir su bella armadura. Lo que no debemos olvidar es que se nos reconozcan nuestras capacidades, que tengamos un salario acorde a lo que hemos logrado y que sea equitativo si fuese un hombre el que lo realizara, que podemos tener opinión política y también podemos manifestarnos, estar en contra, separarnos si dejamos de amarlos y que nadie nos pueda poner un dedo encima.