viernes, 16 de marzo de 2012

Los hombres con útero


Por @carolita_rock


¿Raro término verdad? Pero es más común de lo que parece. Con los años, las costumbres, los cambios de mentalidad y la lucha de género, las mujeres y la sociedad le fuimos pidiendo a los hombres, a nuestros machos alfa, que dejaran de ser tan brutos en algunas cosas y que intentaran pensar más como una mujer explotando su lado femenino, pero aunque para algunos ha tenido un excelente resultado, para otros que se tomaron literal el tema de ser un poco más “como mina” se les salió de las manos e incluso se han vuelto tan extremadamente mamones e histéricos que desconciertan.

Es como si tuvieran útero, es como si les diera el SPM o la menopausia y es insoportable, porque una cosa es una mina de “malas” en aquellos días y otra muy distinta y aturdidora es un mino con SPM porque es algo que no se puede controlar. ¿No les ha tocado alguna vez estar completamente perdida intentando conquistar a un tipo que es como mina para sus cosas? Porque para ser un nudo de atados, pasa películas, complicadas, sentidas, mañosas y mamonas hay que ser mina para que salga bien, es un talento que viene en el ADN sólo de nosotras, porque en los hombres es abiertamente patético.

Voy al reclamo generalizado, voy a la queja de mis amigas y a lo que he visto últimamente en hombres guapos, encantadores que de un minuto a otro se convierten en puros problemas, no les puedes decir nada porque se enojan, no puedes faltar a una cita porque se amurran, si te ven conectada en facebook o twitter y no les hablas te hacen la ley del hielo o lo que es peor, se vuelven vengativos y eso es de mujeres por Dios! Somos nosotras las maestras en hacer y decir cosas con mensajes ocultos entre líneas, somos las reinas del sarcasmo y las patronas del amurramiento, no sabemos qué hacer ni cómo reaccionar cuando es un hombre el que actúa así.

Ni idea de quién es la culpa, de sus madres, sus ex parejas o nosotras mismas como género, pero muchos hombres mal entendieron el explotar su lado femenino y se han vuelto unas “yeguas” lateras, pesadas y raras…para eso nosotras ya tenemos a nuestras madres, hermanas y amigas, lidiar con un hombre con útero es francamente una misión desalentadora y desmotivante.

¿Qué le hicimos a nuestros machos? A veces pienso que el que partió con todo es ese libro donde le explica a los hombres que ellos son de Marte y nosotras de Venus, es cierto todo lo que dice, pero el que ellos no lo entiendan mucho es vital para hacer que una sienta atracción o ganas de conocer más allá a un hombre con sus torpezas, con sus romanticismos, con la gracia que tienen al tratar de conquistarnos, con el cortejo, la conquista, hoy ellos esperan que nosotras también hagamos gran parte, los llamemos, los persigamos y la verdad es que si a ustedes les gusta así todo el rato bien, a mi me aburre.

Estupendo que sepan cambiar pañales, que nos ayuden en casa, que estén con la mejor cara en el supermercado y tengan claro cuando es el momento justo de no molestarnos porque andamos de mala, pero comportarse como nosotras mata todas las pasiones y se vuelven unos niños sensibles y nosotras unas madres castigadoras y cuando pasa eso, chao pasión!!

Conozco una amiga que casi todos los días se quejaba, y hoy se lamenta, de que el tipo que le encantaba y que encontraba tan bueno en la cama se volvió una verdadera mina, peleas porque no se llaman, porque no se contestan en fcbk, porque no se juntan, porque se dejan plantados, porque le coqueteaste a otro, porque bla, bla, bla, bla y no es ella, es él. Qué lata me da cuando me dice: me siento peleando con una mina, todo lo atractivo que tenía cuando lo conocí se fue a las pailas, ya ni lo bueno para la cama me interesa si es tan atadoso y siento que en este partido le dejé la pelota a él a ver si es capaz de meter el gol, pero difícilmente pasará si ambos jugadores son mujeres.

Quizás el reclamo es un poco duro, pero en mi mentalidad machista (insisto que me gustan los hombres de tradiciones antiguas, galanes, caballeros y atentos) y no los abusadores, siento que hablo por varias que no tienen ganas de tratar a sus hombres con el pétalo de una rosa, para que no se les “sientan”.

Eso del metrosexual, la vida mística, la cuestión media naturista, la ropa más delicada, la sensibilidad ante algunos temas, el respeto a las mujeres, que sean detallistas, lean para entendernos y esas cosas no son el problema, el tema es cuando se les pasa la mano y pasan de la delicadeza con nosotras a la tontera de volverse mamones. Los culpo a ellos y les hago un llamado de atención, pero también levanto la mano para apuntarnos por ser partícipes de aceptar estos comportamientos de nuestros machos que más que debilitarlos, nos vuelven a nosotras más duras, implacables e insensibles.

Por favor no confundir con esos machistas mujeriegos que se burlan de las mujeres y juegan con ellas, no! no queremos eso…queremos un hombre que sepa decidir, que nos sepa salvar (el complejo de Jane siempre está) que tenga iniciativa, que sea tierno y regalón pero siempre macho, que nos rescate cuando estemos haciendo un reclamo enfurecidas y tome las riendas, que salte por la ventana el auto si alguien se acordó a grito pelado de tu madre cuando venías manejando mal, que nos haga necesitarlo, extrañarlo y descifrarlo a diario y no una complicada, sutil y ególatra amiga más.

¿Cómo saber que estás enamorada?


Por @carolitra_rock

Una amiga me preguntó un día qué se sentía cuando se estaba enamorada, como para identificar el sentimiento, y yo le dije muy segura “cuando uno está enamorada se sabe altiro, se reconoce de inmediato, es imposible no darse cuenta” …ya pero y el argumento?...ahí quedé.

Son tantos los detalles tantas cosas las que pasan cuando te enamoras que es difícil contarlas o enumerarlas. Pero lo primero es lo primero, cuando te enamoras te das cuenta de forma inmediata que antes habías querido, pero nunca amado, por lo menos nunca así, incluso llegas a pensar que posiblemente no logres querer a otro de esa forma a futuro, pero sí pasa.

Otra cosa es como un cambio corporal, emocional. Muchas pasan por esto en simples enamoramientos, pero cuando estás enamorada es distinto, el cambio y lo radiante no es sólo para ti, sino que es para compartirlo con él, como que sientes que tienes que ser la más linda, no sé una se pone bien estúpida en realidad. Eso de las mariposistas en la guata no puede ser tan literal!!

Dejando atrás todo el tema científico, hormonal y lo que en las teleseries aparece, es cierto que cuando es amor te pones como tonta, haces cosas insólitas como cocinar más y feliz, como comprarte ropa más alegre y colorida…también silbas, haces algo nuevo con tu pelo (a veces perjudicial y no lo notamos) te dan ganas de llegar pronto a casa, duermes más contenta (y si duermes con él mejor) y en cierta forma y aquí me tomo como ejemplo, recuperas el alma ¿qué me refiero con eso? A que lloras. Sí, lloras.

No han notado que todas las películas tienen otro sentido? Incluso aquellas que antes odiabas o te cargaban, hoy pueden tener un profundo contenido emocional, todo porque haces inevitablemente la relación espontánea con tu pareja, incluso lo encuentras tan guapo como el galán de la película? Más aún yo soy capaz de asumir que la música en español adquiere otro tono más relevante para mí, y si es romántica la canto en el auto con mímica y todo, porque siento que se la voy cantando a mi amado (y ojo que tengo 33 años ya casi llegando a los 34)

No han sentido alguna vez esa cosita rara en la guata que no es posible localizar bien, pero que se mueve cuando piensas en él? Han visto subir altamente la cuenta de tu celular si cuando antes te salía 18 mil pesos hoy te sale 38? Se han visto sonriendo sin sentido o haciendo “aaaaaw” cuando te llega un mensaje al celular? Mmmmm…si lo pienso mejor, es casi como volver a la feliz infancia, a la inocencia (que te dura hasta que cierras la puerta de la pieza cuando él está adentro) porque te dan unas ganas terribles de hacer hasta lo que no te habías atrevido.

El amor, el verdadero amor tiene facetas que hasta nos pueden aturdir y hacer sentir ridículas, pero felices, cuando realmente lo sientes y es retribuido es la mejor etapa de la vida de alguien, da lo mismo la edad que tengamos porque siempre nos ponemos medias lesas cuando amamos de verdad. Hay quienes posponen el amor o prefieren entregar menos de lo necesario para no correr el riesgo a fallar o que te hagan daño, pero cuando uno ama y se da cuenta que está enamorada, da lo mismo todo.

No crean que deben esperar un aviso para saber si realmente están enamoradas, porque lo el ángel Gabriel que bajó para hablarle a alguien pasó hace miles de años y dudo que hoy se aparezca nuevamente, pero uno se da cuenta, el cuerpo y la mente reaccionan de inmediato y el sentimiento es claro. Siempre recordaré cuando después de muchas veces de haber escuchado “La fuerza el corazón” de Sanz un día cobró sentido, porque hasta a misa fui por un hombre…pero porque la felicidad me empujó hacia allá de tan plena que estaba.

Ahora qué pasa si esto o algo de esto, o algo similar a esto no te pasa con tu pareja? No podría decir que no es amor, porque también viene o pasa dentro de la madurez de una relación, donde día a día vas amando los detalles, las pequeñas cosas y las grandes también. Puede que no sea tan infantil y sea más racional, pero se demuestra también en las ganas enormes de querer y cuidar a la persona que tenemos al lado, de sacarla adelante junto contigo, de que te protejan o incluso hay algunas mujeres que hasta les aflora el más escondido instinto maternal que puedan tener. Son distintos amores pero es amor igual, también se siente cuando llega, aunque demore un poco en aflorar.

No necesariamente con la espontaneidad de unos meses de pololeo vas a sentir las señales del amor, como dije antes, también la experiencia y la construcción a diario de una pareja puede terminar en amor. Ahora, no todos aman igual y es muy bueno tenerlo claro, en una pareja siempre hay uno que ama más, y no es malo, pero se presta para a veces confundirse y desconfiar al ver que el otro no vibra con lo mismo o no siente las mismas cosas, no podemos exigir lo que el corazón demuestra de diferentes maneras.

No puedo describirle a mi amiga ni a ustedes lo que es estar enamorada, pero según la experiencia vivida, uno se habla a sí misma y se dice… “galla él es!” porque simplemente lo sabes, algo en tu corazón se conecta con tu cabeza, con tu alma, con tus sensaciones, con tu sexualidad y con tu espiritualidad, la cosa es que nos rejuvenece, nos alegra, nos da vida y nos hace más felices, he visto mujeres grandes disfrutar como lolas al enamorarse.

No se desesperen si sienten que jamás se han enamorado, el momento nos llega a todos, algunas lo dejan pasar, a otras se les va de las manos, a otras les resulta una y otra vez o más de alguna no ha querido darle importancia, pero siempre tengan fe que a toda edad estamos expuestas a estar de frente a un amor verdadero, pero lo mejor de todo, es que creo que con el tiempo, pueden ser más de uno.

Hay una sola cosa si que el amor de verdad o el enamorarse no puede hacer, y es que nos forcemos a sentirlo, si no pasa no pierdan su tiempo…porque su amor puede estar dando vuelta hace años en cualquier parte!!

Sobre ser madres, casarnos y otras hierbas



Por @carolita_rock

Son estándares o podríamos considerarlo como costumbres y tradiciones que especialmente en Chile un país cargado a lo machista, son un clásico en la familia y nuestros colegios, sobre todo en aquellos católicos o de otras religiones. Casarnos, ser madres, en ése orden claramente, además de cumplir ojalá con ciertos patrones laborales y de vida pueden complicar a más de alguna mujer que quiera optar por otro camino ¿Por qué salirnos del patrón puede ser malo, es cosa de cada una lo que hace no?

Los tiempos cambian y por tradición, las mujeres han sido las que han luchado constantemente por sus derechos y reconocimiento, muchas también han tenido una batalla importante contra estos cánones, porque no todas quieren ser mamás, o no todas consideran que pasar por la iglesia sea la mejor forma de asegurarte que la persona con la que te casas, te amará y será fiel para toda la vida, para qué decir de la edad e tener hijos o simplemente, no tenerlos.

Existen aquellas que toda su vida luchan por un lugar en el mundo laboral, por lo que dentro de sus prioridades no está tener una casa de cuento con niños y marido con perros y gatos, pero pueden sentirse satisfechas de tener un puesto envidiado dentro del mundo empresarial y morirán felices con sus logros económicos y lo que es más importante, no sienten que postergaron sus vidas ni a la naturaleza por no tener las preocupaciones de la mayoría.

Hay otras que sienten que no importa cuanto trabajo emocional y físico les cueste, pero siempre han querido ser madres y casarse y además de todo eso, trabajan y educan a sus pequeños y lo hacen regio! Hasta hace unos años, una madre trabajadora era mal vista por “supuestamente” descuidar a sus hijos, qué suerte que la gran mayoría de los hombres ya ha comprobado que no es así, además que la realización personal y el apoyo económico de las mujeres se ha vuelto vital para muchas familias.

El otro concepto, ése de que si no eres de facciones de Barbie, con un físico trabajado, con una altura promedio y medidas anatómicas no eres guapa o atractiva es franca y felizmente un mito, y aquí “nos” defiendo a todas las que no entramos en la misma ropa que modela Leonor Varela o que jamás nos veremos igual a Valeria Mazza con un vestido amarillo, sentada en un muro blanco con el fondo del océano de Santorini, porque muchas somos comunes, genéticamente “chilenas” ni muy altas, ni flacas y en algunos casos, la vida nos ha dejado alguna huella como operaciones o defectos, que no nos va a permitir modelar al lado de chicas top, pero podemos tener a un par de churrazos babosos por nosotras igual.

Todas somos hermosas y aquí les digo que nosotras mismas establecemos esos patrones tan superficiales, porque a los hombres aunque no lo crean, les gustan todas las mujeres, de todos los portes, tamaños y colores, porque la realidad somos "nosotras" y no la que se ve en la publicidad, ellos valoran y lo he escuchado, a aquellas mujeres que van con la verdad por la vida, que se sacan partido, que son claras en sus emociones, que saben amar, que son inteligentes, tienen sentido del humor y les gusta siempre ser sensuales, con rollos más o rollos menos. A un hombre le brillan igual los ojos cuando ve a una súper woman de gimnasio, estupenda y de catálogo, que cuando conoce a una mujer que le sacó un par de sonrisas, lo miró coqueto con unos tradicionales ojos cafés, usó un perfume que le encantó o que supo sacar partido de otros atributos que la naturaleza sí le puede haber dado en forma natural.

Siendo machista (en el contexto de la caballerosidad y el romance) me encanta ver cómo la imagen y la vida de las mujeres hoy puede ser como queremos, si queremos ser madres y estudiar o si queremos ser madres solteras o si somos mamás de niños de diferentes padres ya no es un prejuicio para la felicidad o la perfección, si algunas preferimos que nos entierren regias o con honores y diplomas, pero ningún hijo que nos llore, también es una buena opción, y si en realidad sólo queremos explotar nuestra belleza y llegar al día del juicio final llena de calugas y convertidas en pura fibra también es sensacional!

Lo más importante de todo esto es que ya nadie tiene derecho a levantar el dedo ni apuntar a quien viva su vida como quiera, total es uno misma quien opta por su destino y sabe qué es lo que la hace más feliz, con cartón universitario, con libreta de familia o simplemente con tu trabajo. Disfruten al máximo sus sueños y logros porque somos mujeres, distintas pero siempre el centro de todo!

Sin golpes, sólo besos



Por @carolita_rock

Antes, las estadísticas indicaban que la violencia hacia la mujer se veía en sectores sociales pobres, alejados de la educación o donde existían grandes carencias y signos de alcoholismo y abuso, haciendo macabro ver cómo muchas dueñas de casa, madres embarazadas y esposas, eran brutalmente agredidas quedando en total secreto e impunidad estas injusticias.

Pero no era sólo allá la cosa, en los sectores altos y medios la violencia se escondía tras mujeres que se quedaban en la casa con patio grande y piscina escondiendo los moretones, o en mamás que en las reuniones de curso de sus hijos maquillaban más de lo necesario un ojo en tinta. Y así empezaron a morir muchas de todos los sectores, incluso las de colegio privado y apellido compuesto. Hoy tenemos noción de estos escalofriantes femicidios en todas las comunas y clases sociales del país.

Me pregunto ¿Ninguna de estas fallecidas o las que actualmente aguantan violencia intrafamiliar, sospechó de la actitud de su futuro marido o pareja antes de casarse? ¿O es que aparte de débiles y maltratadores eran excelentes actores y blancas palomas que jamás les levantaron la mano antes? Siendo realista creo que en el respeto del inicio de una relación está todo, seamos honestas con nosotras mismas, todas detectamos ciertas características en ellos cuando los conocemos o cuando compartimos como pareja, imposible no notar o ver algo que nos hiciera pensar que en un futuro una mala palabra se transformaría en una patada.

Muchas podemos decir que nuestras parejas tienen mal carácter, son flojos o trabajólicos, que son introvertidos o buenos para el trago, secos para el deporte, bueno para el carrete o con tendencia a golpear la puerta en una pelea, acelerar el auto cuando se enoja o zamarrearte cuando se desespera. Nos mentimos a nosotras mismas cuando dejamos pasar el gritoneo o un par de garabatos diciendo que fue un arrebato. Es obvio lo que se viene.

Aventurarse en una convivencia cuando te proyectas y quieres a alguien es una etapa hermosa para toda mujer, donde nos llenamos de ilusiones y planes de vida a futuro en que incluimos al hombre que queremos en ella y ver que ese príncipe al que queremos amar y acompañar hasta viejito se transforma en un hombre que no duda en levantarnos la mano o lanzarnos un feo improperio en una pelea, puede cambiarlo todo.

Las mujeres somos muy delicadas. Cuando se nos rompe un brazo o nos tiran el pelo o dejan inconsciente de golpes, basta una sola vez para que en nosotras muera algo para siempre, la dignidad y el amor. Cuando se pierde el respeto se va el cariño, ningún ramo de flores o anillo puede borrar de la mente un momento violento con nuestra pareja, y si nos justificamos en los hijos para no desarmar un matrimonio donde la agresividad es la base, le hacemos más daño a ellos que a nosotras.

Para casarse hay que ser fuerte y valiente, pero para separarse hay que ser digna y tener claro que ellos nos deben respetar y si por alguna razón, nos enfrentamos a un pololeo en el que los malos tratos y faltas de respeto son constantes, veamos si en el futuro podremos aguantar a alguien que pisotee nuestra ilusión y amor, con golpes, indiferencias y malas palabras, es mejor decir que no, antes de estar en la Iglesia o Registro Civil.

Pónganle freno a la situación si la están viviendo y por favor si aún no están conviviendo y comprometiendo sus vidas y notas que ya pasaron algunas situaciones malas o incómodas dignas de preocupación, no se condenen…no permitan jamás que ellos les pierdan el respeto porque si es así, él no te ama y no lo hará jamás!

Más fiel imposible.



Por @carolita_rock

Asumir que antes eras infiel es complicado. Más joven y sin tantos escrúpulos y remordimientos, la infidelidad puede que no haya sido un tema importante ni mucho menos relevante, porque cuando más niña no nos tomamos tan en serio una relación, no medimos consecuencias, no existe la misma proyección como cuando se pasan los 30 años y sabes que cometer un infantil error puede costar un pololeo o futuro matrimonio.

Pero la infidelidad existe y no sólo es un mal de los hombres como solemos culparlos, el tema es que ellos no saben manejarla bien, son más evidentes y casi siempre resultan pillados, pero las mujeres desde siempre nos hemos dejado tentar por el bichito de “probar” algo diferente cuando no podemos, no es un tema de ahora, quizás en parte sea que en ésta época nos atrevemos a contarlo sin tapujos o más fuerte aún, nos atrevemos a ser infieles y agarrar nuestras cuatro pilchas, los cabros chicos y mandarnos a cambiar con el otro, antes no, antes morías pecadora en silencio y redimida. 

Quién no ha sido infiel lo aplaudo, felicito e incito a que mantengan su actitud y templanza, porque eso demuestra madurez y saber lo que uno quiere y lo que no quiere que le hagan, ahora también le podemos sumar el factor valórico, ético, religioso y moral de que siempre es bueno hacer lo correcto. Pero quienes hemos caído en la sabrosa adrenalina de la infidelidad, podemos entender que es rica la sensación en el momento, corto el placer y eterna, pero eteeeeeerna la culpa y las que no sienten culpas, son maracas, me van a perdonar pero mentirle a otro es mentirse a uno mismo.

Para quienes ya saben qué es el compromiso, el amar, el sentir que quieres permanecer junto a alguien y que no tienes ganas de perderlo, la palabra fidelidad cobra sentido para ambos lados, porque no deseas por nada del mundo engañarlo y tampoco te gustaría pasar por una infidelidad, ahí nosotras las “rehabilitadas” del pasado tormentoso nos damos cuenta del daño que hicimos antes y del que no queremos ser parte ahora.

Ser infiel es como ya dije inseguridad y tontera porque el dolor que una misma se causa no te deja más, a mi gusto también demuestra problemas de autoestima y no choreza y ser una mina cool. Las infidelidades por más que no involucren sentimientos no se perdonan, esa palabra en la realidad está por sobre la honestidad, quien te perdona una cosa así nunca lo olvida, siempre le teme y jamás, jamás, jamás va a poder dejar de recordártelo ¿Tú podrías olvidar a estas alturas serias de la vida, que quien amas te engañe?

Creo en las infieles recuperadas, creo en el hombre o mujer que aprecia el compromiso y que maneja sus tentaciones, creo en quienes a golpes aprenden y sobre todo creo en el amor verdadero, en que son más los fieles que los infieles, creo de corazón en que cuando quieres a alguien y te comprometes con esa persona, tus sentimientos, pasiones, emociones, maldades y fantasías sexuales se enfocan a él, porque si lo sientes por otro es porque ya…no hay magia y el hilo se rompió, aún así es preferible el término de una pareja antes de engañarla para darte cuenta después, que tienes que dejarla.

Alguien me dijo que cuando te tientas es porque el diablo está metiendo la cola, yo simplemente les digo, todo lo que uno hace en esta vida, en esta misma vida se paga y todos sentimos que el destino nos devuelve el daño que le hicimos a otros con nuestra inmadurez, tengamos conciencia que la palabra “juego” no se conjuga bien con “infidelidad” y mucho menos si dañamos a quien “amamos” con eso.

Ojo que se pasa… llega un minuto que ser fiel te hace más feliz que no serlo, te da más gratificaciones, te llena de más cosas lindas y sí, ése vicio se olvida, pero debes tener la fuerza suficiente para que tu pareja crea en ti, porque tu pasado siempre te condena, pero no corresponde tampoco que si pasó en alguna instancia, merezcas la hoguera y el apedreamiento popular, cuando una infidelidad se concreta es señal de que algo se esconde en tu corazón y en tu relación que no está siendo analizado en conjunto, es un medio de escape a sentimientos reprimidos y a frustraciones amorosas, aparte la debilidad de la carne manifiesta, le duela a quien le duela, que lo que tenemos al lado simplemente dejó de gustarnos y no tenemos el valor de asumirlo y hacer algo por arreglarlo.

No puedo condenar a nadie, no soy quién, pero la trama y enredo sentimental que se produce en la cabeza cuando engañas a alguien por un ratito de pasión con otra persona, es creo yo, el sentimiento más decadente que se puede sentir, porque la culpa y el sentir que no puedes mirar a los ojos al resto es power , te sigue en casa, en el baño, en el carrete con tus amigos, en la oficina, en el supermercado y la vida mal que mal es sabia, siempre, siempre….nos hace pagar.

A aquellas que aún no entran en proceso de rehabilitación, las invito a que se amen más, y tengan como consigna la fidelidad, aunque lleven años de matrimonio o meses de pololeo, nunca es tarde para jugar sin trampas, no es mi idea evangelizar ni cambiar a nadie, pero creo que no es malo hacer partícipe al resto de tus experiencias y de proteger al género, chicas, no se lo hagan porque aunque casi nunca nos pillan, nosotras no somos como los hombres, siempre que nos involucramos en esto, arrastramos “la culpa” en nuestro corazón y no nos desprendemos hasta la tumba. Si vas a ser infiel, se una mujer inteligente, deja antes lo que tienes y juégatela por lo nuevo, si no es simplemente probar el pan y el pedazo, y mucho de ambas cosas, engorda.