viernes, 16 de marzo de 2012

Los hombres con útero


Por @carolita_rock


¿Raro término verdad? Pero es más común de lo que parece. Con los años, las costumbres, los cambios de mentalidad y la lucha de género, las mujeres y la sociedad le fuimos pidiendo a los hombres, a nuestros machos alfa, que dejaran de ser tan brutos en algunas cosas y que intentaran pensar más como una mujer explotando su lado femenino, pero aunque para algunos ha tenido un excelente resultado, para otros que se tomaron literal el tema de ser un poco más “como mina” se les salió de las manos e incluso se han vuelto tan extremadamente mamones e histéricos que desconciertan.

Es como si tuvieran útero, es como si les diera el SPM o la menopausia y es insoportable, porque una cosa es una mina de “malas” en aquellos días y otra muy distinta y aturdidora es un mino con SPM porque es algo que no se puede controlar. ¿No les ha tocado alguna vez estar completamente perdida intentando conquistar a un tipo que es como mina para sus cosas? Porque para ser un nudo de atados, pasa películas, complicadas, sentidas, mañosas y mamonas hay que ser mina para que salga bien, es un talento que viene en el ADN sólo de nosotras, porque en los hombres es abiertamente patético.

Voy al reclamo generalizado, voy a la queja de mis amigas y a lo que he visto últimamente en hombres guapos, encantadores que de un minuto a otro se convierten en puros problemas, no les puedes decir nada porque se enojan, no puedes faltar a una cita porque se amurran, si te ven conectada en facebook o twitter y no les hablas te hacen la ley del hielo o lo que es peor, se vuelven vengativos y eso es de mujeres por Dios! Somos nosotras las maestras en hacer y decir cosas con mensajes ocultos entre líneas, somos las reinas del sarcasmo y las patronas del amurramiento, no sabemos qué hacer ni cómo reaccionar cuando es un hombre el que actúa así.

Ni idea de quién es la culpa, de sus madres, sus ex parejas o nosotras mismas como género, pero muchos hombres mal entendieron el explotar su lado femenino y se han vuelto unas “yeguas” lateras, pesadas y raras…para eso nosotras ya tenemos a nuestras madres, hermanas y amigas, lidiar con un hombre con útero es francamente una misión desalentadora y desmotivante.

¿Qué le hicimos a nuestros machos? A veces pienso que el que partió con todo es ese libro donde le explica a los hombres que ellos son de Marte y nosotras de Venus, es cierto todo lo que dice, pero el que ellos no lo entiendan mucho es vital para hacer que una sienta atracción o ganas de conocer más allá a un hombre con sus torpezas, con sus romanticismos, con la gracia que tienen al tratar de conquistarnos, con el cortejo, la conquista, hoy ellos esperan que nosotras también hagamos gran parte, los llamemos, los persigamos y la verdad es que si a ustedes les gusta así todo el rato bien, a mi me aburre.

Estupendo que sepan cambiar pañales, que nos ayuden en casa, que estén con la mejor cara en el supermercado y tengan claro cuando es el momento justo de no molestarnos porque andamos de mala, pero comportarse como nosotras mata todas las pasiones y se vuelven unos niños sensibles y nosotras unas madres castigadoras y cuando pasa eso, chao pasión!!

Conozco una amiga que casi todos los días se quejaba, y hoy se lamenta, de que el tipo que le encantaba y que encontraba tan bueno en la cama se volvió una verdadera mina, peleas porque no se llaman, porque no se contestan en fcbk, porque no se juntan, porque se dejan plantados, porque le coqueteaste a otro, porque bla, bla, bla, bla y no es ella, es él. Qué lata me da cuando me dice: me siento peleando con una mina, todo lo atractivo que tenía cuando lo conocí se fue a las pailas, ya ni lo bueno para la cama me interesa si es tan atadoso y siento que en este partido le dejé la pelota a él a ver si es capaz de meter el gol, pero difícilmente pasará si ambos jugadores son mujeres.

Quizás el reclamo es un poco duro, pero en mi mentalidad machista (insisto que me gustan los hombres de tradiciones antiguas, galanes, caballeros y atentos) y no los abusadores, siento que hablo por varias que no tienen ganas de tratar a sus hombres con el pétalo de una rosa, para que no se les “sientan”.

Eso del metrosexual, la vida mística, la cuestión media naturista, la ropa más delicada, la sensibilidad ante algunos temas, el respeto a las mujeres, que sean detallistas, lean para entendernos y esas cosas no son el problema, el tema es cuando se les pasa la mano y pasan de la delicadeza con nosotras a la tontera de volverse mamones. Los culpo a ellos y les hago un llamado de atención, pero también levanto la mano para apuntarnos por ser partícipes de aceptar estos comportamientos de nuestros machos que más que debilitarlos, nos vuelven a nosotras más duras, implacables e insensibles.

Por favor no confundir con esos machistas mujeriegos que se burlan de las mujeres y juegan con ellas, no! no queremos eso…queremos un hombre que sepa decidir, que nos sepa salvar (el complejo de Jane siempre está) que tenga iniciativa, que sea tierno y regalón pero siempre macho, que nos rescate cuando estemos haciendo un reclamo enfurecidas y tome las riendas, que salte por la ventana el auto si alguien se acordó a grito pelado de tu madre cuando venías manejando mal, que nos haga necesitarlo, extrañarlo y descifrarlo a diario y no una complicada, sutil y ególatra amiga más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario