lunes, 22 de octubre de 2012

¿Qué se creen?



Por @carolita_rock

Llegan, te conquistan y te pierden. ¿Qué les pasa a los hombres? No he dejado de escuchar la queja de cercanas y amigas (y también me pasó) de esas conquistas maravillosas, romances idílicos, citas sorprendentes o enamoramientos flash que dejan aturdida y desconcertada a cualquiera y que después, se rompen tan intempestivamente como empezaron.

Algunas quedan anonadadas con el golpe o simplemente desconcertadas con lo ocurrido porque muchos lucharon fervientemente por ellas e incluso invirtieron (matando la teoría de que un hombre gasta plata sólo en tres citas y si no resulta nada con ella, no habrá una cuarta ) y después de regalonearlas, buscarlas, seguirlas, monitorearlas, presentarlas a la familia y lo que es peor ser conocido hasta por las amigas, les viene como un ataque al píloro y huyen.

¿Cuál es el plan? ¿Para qué se las dan de príncipe azul si después el caballo les resulta lento para arrancar? En serio no entiendo, he visto romances preciosos y perfectos en que se nota que no sólo buscan sexo en nosotras, sino que amistad, cariño, compañerismo, jugueteo y complicidad y cuando lo logran tener, cuando ya sabes y sientes que los sentimientos están más que involucrados y bajas la guardia porque ya te conquistó y confías en él, colapsan.

¿Es el miedo al compromiso? Cuesta tanto encontrar un tipo que te haga sentir feliz y perfecta, las mujeres no somos fáciles de convencer porque siempre estamos pensando mal y pasándonos rollos de mil cosas, hasta la menos “atadosa” se toma su tiempo y no se deja conquistar completamente hasta no tener analizado al futuro prospecto, claro está si no lo buscas sólo para sexo, ahí con que sea rico y bueno para la cama, no importa lo otro. ¿Pero qué pasa cuando realmente sus estrategias y artimañas funcionan y parecen ser unos tipos increíbles? Les aceptamos incluso a una ex metiche y acosadora, dos y hasta tres hijos, una y hasta dos ex señoras, exceso de trabajo o poco tiempo para vernos y mucho más, que antes no estaba en nuestros parámetros.

¿Por qué cuando se convierten en reales príncipes azules y nos sentimos felices y completas y no podemos creer el tipazo que tenemos, les baja la tontera? Creo que estoy haciendo demasiadas preguntas que no puedo responder. Ya pasados los 30 es difícil que nos hagan lesas tan rápido y más difícil aún enamorarnos ¿por qué cuando lo tienen todo lo pierden sin temor? Honestamente y lo digo por experiencia personal, el mejor estado de la mujer (hasta la más crazy horse on ice) es cuando está plena, cuando se siente segura y feliz, cuando fue conquistada con argumentos y con acciones bajamos la guardia, somos regalonas, atentas y agradecidas, nos volvemos juguetonas, chistosas, risueñas y full sexuales, lo que es peor, he visto amigas que hasta han dejado de ser “un trozo de hielo en la escarcha” y han puesto a funcionar el corazón.

Puede sonar cursi, pero ¡que levante la mano la que no le ha pasado!

Hay hombres que ya viniendo de vuelta, con un buen futuro y la posibilidad de amar a una buena mujer, que logró que le creyera y quisiera y es parte de su vida su departamento y entorno, que maneja sus horarios y que tiene cosas en la casa de ella y ella en la de él, porque él así lo quiso, ¿qué hace que de un día para otro arranque con argumentos tontos y razones estúpidas?

¿Cuando los príncipes azules encuentran estabilidad también corren?¿Puede ser que por otra plebeya pueden dejar todo lo que tanto les costó conquistar?...Quizás les gusta la chusca que se cree rica y anda diciéndolo en redes sociales, con fotos “exóticas”, la que le coquetea a todos teniendo pololo, la que no quiere contar su situación sentimental por si le cae algo, o la que no tiene interés en comprometerse y que para ella un príncipe azul sigue siendo un hueón rico para tirarse. ¡No es malo! Pero entonces búsquenla para eso y no para andar en eventos familiares y semanas completas con ella al más puro romance de Disney.

¿Qué pasa?...Somos nosotras o algo está pasando con ellos. ¿Ya no queda mito al que aferrarse para soñar con “amor”? No me vayan a decir que ahora prefieren ser los “sapos”…a los del cuento me refiero.

2 comentarios:

  1. excelente¡ a mi como a todas, tambien me ha pasado¡, muy identificada
    saludos¡

    ResponderEliminar
  2. Guau.
    Te acabo de seguir en twitter por pura tincada, y como justo ayer visité mi empolvado blog, hoy he estado leyendo algunos y di con este.
    Estoy EXACTAMENTE pasando por esto. Después de 4 años sola, de repente llegó alguien que logró hacerme bajar la guardia, que parecía no solo querer sexo y MIERDA! con unas pocas citas y salidas me hizo sentir cosas que no me pasaban hace mucho!

    Y cuando todo parecía ir viento en popa y tenía todas las posibilidades de funcionar, él decidió "dejarlo hasta aquí".

    Sí, había un pequeño detalle de por medio, y yo lo sabía. Pero estuve dispuesta igual, lo aguanté, lo esperé, confié en que se la jugaría por mi y ahí quedé.

    Ya no sé a qué aferrarme para volver a creer.

    Saludos!

    ResponderEliminar